extradata

valor agregado a la información

Domingo 31 Mayo, 2020  Edición Nº1672

La Comisión por la Memoria rechaza prisiones domiciliarias concedidas a genocidas por el coronavirus

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) rechazó el otorgamiento de prisiones domiciliarias para genocidas en el marco de la pandemia de coronavirus, al considerar que «ningún contexto ni situación particular, por más delicada que sea, puede desconocer la gravedad de los crímenes cometidos durante la última dictadura militar».

En un comunicado, el organismo destacó que, «frente a la expansión de la pandemia de coronavirus y las medidas adoptadas por el gobierno, se intenta aprovechar el contexto para morigerar las penas para aquellos responsables de los crímenes más atroces de nuestra historia».

En este sentido, la CPM dijo que saben que, «hasta el momento, se han tramitado 104 solicitudes en diferentes juzgados de las cuales se resolvieron 58: en 17 casos se otorgó la morigeración y se habilitó la detención domiciliaria, mientras que en los 41 restantes fueron denegadas».

«En La Plata, por ejemplo, el juez federal Ernesto Kreplac otorgó la prisión domiciliaria a tres ex policías bonaerenses: Juan Nazareno Risso, Walter Omar Ale y Ramón Carlos Velasco», detalló la Comisión Provincial por la Memoria en el comunicado difundido hoy.

Allí, también consignó que «el TOFN 2 de San Martín otorgó la misma morigeración al médico Omar Edgardo Di Napoli, a quien se le probó participación para la aplicación de torturas y delitos de abuso sexual en centros clandestinos de la zona de Zárate, Campana y Escobar».

Además, la organizción indicó que, «en Mendoza, ocho genocidas se fueron a su casa y otros tres en Santa Fe».

La Comisión destacó que «los detenidos por crímenes de lesa humanidad alojados en Ezeiza cuentan con atención médica especial», y detalló que, en la Unidad 34 de Campo de Mayo, «se encuentran alojados dentro de un predio de las Fuerzas Armadas, que incluyen un trato de privilegio, siendo los únicos alojados los genocidas condenados por crímenes de lesa humanidad».

«La Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad ha resaltado que ‘se trata de una unidad que no sufre hacinamiento y está más aislada que las restantes dependencias penitenciarias federales’. Los represores allí alojados están bien atendidos, el hospital intramuros funciona adecuadamente y tampoco hubo casos sospechosos reportados”, argumentaron desde la CPM.

A la vez, resaltaron que los genocidas «fueron condenados tras largos años de impunidad y gozan de condiciones excepcionales de detención a las que no acceden los presos comunes».

«Sin embargo, siguen esgrimiendo argumentos falaces para poder acceder nuevamente a morigeraciones de sus penas, buscando disminuir el peso de la justicia sobre sus actos y ampliar sus posibilidades de impunidad», planteó el organismo.