extradata

valor agregado a la información

Domingo 12 Julio, 2020  Edición Nº1714

Luciana Segovia: «El feminismo está poniendo a la mujer en otro lugar»

Así lo expresó la cantante argentina, que lideró la banda Cirse durante 16 años, es una de las figuras que encabezó la avanzada femenina dentro del rock local. Ahora acaba de iniciar su carrera solista con la balada «Irse» 

Segovia fue de las mujeres que tomaron el frente del escenario del rock hace 15 años o más y comenzaron a darle un lugar a la mujer junto a otros figuras como Lula Bertoldi, Barbie Recanatti, Marilina Bertoldi, Sara Hebe, Miss Bolivia y Brenda Martin, entre otras.

Durante 16 años estuvo al frente del grupo de rock alternativo Cirse con el que editó cuatro álbumes y dos EP, y compartió escenarios con artistas como Metallica, Incubus, Aerosmith, Whitesnake, Paramore, Evanescense, Avril Lavigne, Soja, Dave Mathews Band, Duran Duran, Bring Me The Horizon y The Kills.

Finalmente decido tomar un camino solista que la llevo a trabajar con José Maradei, Daiana Azar, Jowie Díaz y Javo Vinagre.

La artista ya estrenó el tema «Irse», con videoclip incluido, y Télam pudo escuchar las nuevas canciones en las que se nota la búsqueda de riffs más pegadizos y machacantes, grooves más bailables y cachondos en una línea que recuerda a Debbie Harry, Divinyls, Prince, INXS y Transvision Vamp.

La pandemia le impidió debutar el 14 de marzo como telonera de los alemanes de Tokio Hotel en el Teatro Gran Rex, pero le permitió volver al estudio para terminar de darle a canciones que ya dejaron el demo.

– ¿Cómo se toma la decisión de parar un proyecto del cual sos fundadora? ¿Es una decisión sufrida o era una mochila para sacarse de encima?

LS:- Ni una ni la otra. Yo no sé si tiene que ver con la madurez de cuando uno se va haciendo adulto que va teniendo menos vueltas y ganas de hacer algo desde el corazón. Ya no somos más adolescentes y de repente decís «¿qué es lo que quiero hacer? ¿Cómo lo quiero hacer?». Hay varios cracks en la vida donde uno pega un volantazo. Yo con los chicos hice un trabajo espectacular de 16 años, todos solitos, un laburo hermoso que estoy eternamente agradecida.

Me desarrollé como artista en ese proyecto, así que sufrido no y sacarse de encima tampoco. Habíamos venido de México en una gira que nos fue muy bien y creo que a esta altura de mi vida de repente quería hacer cosas que sabía que no encajaban en ese proyecto. Era hacer otro estilo, vibrar distinto.

Vos escuchaste esto pero también hay baladas y un timbre de voz distinto, donde uno experimenta un vibrar diferente y yo tenía esa necesidad.

-¿Rescatar un riff más efectivo y un groove más negro? Por ahí hasta más Prince, pero también elementos de Debbie Harry, de Yeah Yeah Yeahs.

LS:- Yo soy muy de escuchar pop o música de los 80 y de escuchar música de afuera, y cuando estaba con la banda me acuerdo que ellos escuchaban otro palo que yo no escuchaba o que escuchaba pero no eran mis preferidos. Por eso sabía que lo que quería hacer no iba a tener le lugar que se merecía en el proyecto. Así que decidí hablar con ellos y decirles «hasta acá llegué».

-Tu primera canción solista es «Irse» a la que le falta solo la letra C para ser Cirse.

LS:- Bueno, es un juego de palabras buscado a propósito. Es el que compuse primero. Después de 16 años uno tiene que hacer un duelo porque de repente cambió mi vida 180 grados, tuve que hacer un duelo y la primera canción que me salió fue Irse porque contaba de Cirse, me parecía que el juego de palabras estaba buenísimo y que la gente más romántica le iba a gustar. No había hecho caso omiso a eso, sí, me pasaron cosas e hice una canción.

-¿Qué va a pasar con todas esa canciones? ¿Las vas a hacer? ¿Las vas a reformular?

LS:- No tengo intención de tocar canciones de Cirse, soy muy respetuosa de las épocas y lo creado en un grupo. Sé que puedo cantarlas, todas las letras son mías, quizás en algún momento me agarra la melancolía y en algún show pueda meter algo pero la intención es que no. Cirse fue una gran banda y tiene que quedar así. Es mi opinión, soy muy respetuosa con eso, no sé si corresponde que yo las cante. De todas maneras, hay un legado que uno deja y me hago cargo de eso, pero no lo puedo manejar. Hay muchas alumnas que tengo que tienen bandas parecidas a Cirse y me parece una genialidad que hemos abierto eso en la Argentina, que antes no había y ahora hay un montón de mujeres que quieren salir. Yo estoy contenta que aparezcan, y si dejamos nuestro granito, ya está.

-Siempre daba pudor preguntarlo: en los dos temas más rápidos, ¿estás más cachonda? ¿Por qué les cuesta tanto a las chicas del rock o el pop pero a las del trap les sale natural?

LS:- Yo siempre fui una mujer empoderada y siempre moví el culo. Ahora lo bueno es que lo hacés sin culpa. Cuando uno está en un proyecto comparte una idea de lo que quiere proyectar el grupo, no es solo lo que uno quiere proyectar. Lo que sale para afuera es un conjunto de todo, entonces es normal que uno no se sienta 100% identificado en lo que sale. Yo escribía las letras y sí me sentía identificada en las letras, pero es verdad que cuando uno está solo se siente distinto.

– Tenés menos inhibiciones.

LS:- Estoy más grande. Cuando empecé con Cirse tenía 25. Son otros momentos, después de desarrollarte tanto tiempo en el escenario ya pasan años y es como el living de tu casa, empezás a tener más confianza y empezás a ponerte otras cosas o bailar de otra manera. Y bueno, acá estoy, haciéndolo.

-Hablamos del empoderamiento, ¿lo trasladaste también a las letras?

LS:- Sí. Así, sin escrúpulos, sí. Le hice caso a lo que necesitaba hacer porque sino me moría. Lo hice y se nota en las letras, hay letras que son heavy. Yo creo que hay mujeres que la ola esta las está ayudando un montón y está poniendo a la mujer en otro lugar. Yo siempre me manejé igual. Obviamente que ayuda esta ola y me encanta que haya tantas minas que están saliendo y se la están bancando, pero siempre fui así yo. Desde que arranqué en la música siempre me llevé el mundo por delante y a veces me iba bien o me chocaba la pared. En el primer festival que toqué tocaba A.N.I.M.A.L. y 80.000 bandas más y era la única mujer, pero no me importaba nada. Si a esta ola me subo, me encanta, pero siempre fui así.