extradata

valor agregado a la información

Miércoles 8 Julio, 2020  Edición Nº1710

Alarmas reales y alarmas mediáticas

Por Martín De Ambrosio // Ilustración Sebastián Angresano revistaanfibia.com

Los números relevados hasta hoy hacen que no parezca un disparate argumentar que la alarma mundial por el corona virus es exagerada. En Estados Unidos, por ejemplo, la actual temporada de gripe, con la mitad de invierno por delante, lleva diez mil fallecimientos, 180.000 internaciones y 19 millones de enfermos. ¿Cómo poner todo en su justa medida en un tema tan sensible como el temor a una pandemia?

“El cielo está tan cerca que ustedes no se imaginan; Jesús está volviendo”

La voz de Mili Gómez –doblemente misionera- llega potente; detrás se escucha como un eco su traductora al inglés: the heaven is near, duplica.

“En medio de los falsos profetas, en medio de la apostasía, es el Espíritu Santo el que activa los dones que están en ti”

Gómez regresó a su colorada tierra natal desde Boston, Estados Unidos, donde –en tanto cantante evangelista- había estado reunida con miembros de su iglesia y predicado con esta vehemencia. Volvió con gripe a Garupá, cerca de Posadas, e hizo activar el protocolo nacional ante el nuevo coronavirus (primero 2019-nCoV; rebautizado Covid19) cuando dijo en una guardia, afiebrada, que en los Estados Unidos había estado en contacto con miembros chinos de la congregación.

“El diablo quiere tener tu corona pero no puede porque ya está derrotado”

El sistema de salud misionero reaccionó rápidamente ese 4 de febrero: se cerró el Hospital de Fátima adonde había concurrido Gómez, se la aisló y se aisló al personal que la había tratado. Ella -25 años- tenía los síntomas de la gripe, pero nunca sufrió los problemas respiratorios característicos de cuando el cuadro empeora.

“Las muchas aguas no podrán apagar, nadie me sacará de la presencia de Él”

Tras la alarma inicial y las primeras medidas, las autoridades decidieron hacer una serie de preguntas un poco más profundas. Y fue entonces que ella mencionó que, en fin, en realidad no es que había estado en verdad con personas llegadas de China (donde mutó el virus y desencadenó las infecciones a humanos que llevaron la declaración de emergencia por parte de la Organización Mundial de la Salud) sino que, bueno, había ido a cenar a un restaurant chino.

De todos modos, los médicos locales extrajeron una muestra de la saliva de la cantante/predicadora, la enviaron al laboratorio donde se la probó para veinte virus posibles, incluidos los cuatro serotipos de este coronavirus. Negativo; Gómez ya está de alta en su casa. “Yo estaba segura de que no traje ningún coronavirus, (si no) tendría que estar mucho peor.

La gente estaba asustada, pero gracias a Dios está todo bien, me sorprendió la atención, que haya gente tan bien preparada para esto, que activaron el protocolo de emergencia”, dijo en la única entrevista que dio, a una radio de Misiones. “No comí murciélago en ese restaurante chino, quiero aclarar, ninguna basura”. Después puso en su muro de Facebook: “Dios siempre está moldeándote, incluso cuando parece que te está rompiendo”.

Falsas alarmas

La Argentina, como todos los países de la Organización Panamericana de la Salud, tiene un protocolo de rigor para seguir ante casos sospechosos de ser el coronavirus. Pero los errores y excesos arrecian. El caso misionero no es único: Colombia, Panamá y México al menos entre los países de la región también tienen que lidiar con la falsa información de casos a la vez que dejan sus sistemas sanitarios preparados para la posibilidad de que en algún momento sí haya algún caso.

De hecho, el propio equipo del ministerio de salud nacional -además del protocolo oficial y aprobado- ha generado casi un protocolo alternativo vía WhatsApp donde ante una situación como la de Misiones los expertos descartan coronavirus y se inclinan por sospechar las más comunes gripes. “Es un momento de mucha sensibilidad, tenemos chats por todos lados”, comentan los funcionarios. Hasta ahora no hubo en Argentina ningún caso sospechoso según dicta la estricta definición; puras falsas alarmas.

Nota completa acá