extradata

valor agregado a la información

Lunes 25 Mayo, 2020  Edición Nº1666

AI apoya a Julian Assange: “Existe riesgo real de ser sometido a torturas”

Amnistía Internacional (AI) manifestó que el periodista australiano Julian Assange no debe ser extraditado por el Reino Unido a los Estados Unidos pues, pues en ese país «corre riesgos de violación de derechos humanos».

«Las autoridades estadounidenses deben retirar los cargos de espionaje y otros que pesan sobre él y, además, Assange debe ser puesto en libertad de inmediato», sostuvo la ONG en vísperas de una instancia clave en el proceso judicial previsto para el 24 de este mes.

AI agregó, en un comunicado difundido esta mañana, que, «si no se retiran estos cargos, el Reino Unido debe garantizar que Assange no será extraditado a Estados Unidos».

«Existe un riesgo real de que sea sometido a torturas, malos tratos y también a un juicio sin garantías dada la campaña pública contra él por parte de autoridades estadounidenses de más alto nivel, que ha dañado gravemente su derecho a la presunción de inocencia» añadió.

“La implacable persecución del gobierno estadounidense contra Julian Assange por la publicación de documentos a los que tuvo acceso sobre posibles crímenes de guerra, entre otros, cometidos por el ejército de Estados Unidos, no es sino un ataque en toda regla al derecho a la libertad de expresión”, sentenció Amnistía Internacional.

La organización advirtió también sobre el efecto amedrentador que puede tener este caso sobre los profesionales de los medios de comunicación y quienes denuncian actuaciones gubernamentales indebidas y publican información procedente de fuentes creíbles podría tener profundos efectos sobre el derecho de la ciudadanía a saber qué hacen sus gobiernos.

Según el análisis de AI, los cargos contra Assange se deben exclusivamente a la publicación de documentos a los que tuvo acceso por su trabajo en WikiLeaks.

«Esta actividad, en sí misma, es un reflejo del trabajo que de forma habitual realizan los periodistas de investigación en el ejercicio de su profesión, y no debería castigarse», concluyó.