extradata

valor agregado a la información

Domingo 5 Abril, 2020  Edición Nº1616

«No soy una actriz de películas o telenovelas»

La actriz y cantante Elena Roger estrena este jueves "Lejos de Pekín", de Maximiliano González, una cinta sobre el conflicto de la paternidad y la adopción, mientras prepara el lanzamiento de su próximo disco al regreso de una intensa gira por Polonia.

«Las presentaciones en Varsovia y Biaystok fueron muy hermosas. El público se sacó fotos conmigo y me agradeció mucho. Fue una muy linda experiencia. Ahí te das cuenta que somos todos iguales. El idioma y la cultura pueden ser diferentes, pero el ser humano siempre conecta», dijo Roger en una entrevista con Télam.

Esas presentaciones, que las realizó solo con el acompañamiento en piano de Nicolás Guerschberg, fueron organizadas «por un chico polaco que viene a Argentina todos los años a practicar tango y esta vez me invitó al festival que organiza en su país», dijo Roger, a la vez que agregó: «Es muy fuerte que un extranjero se interese tanto por algo tan nuestro como el tango».

En «Lejos de Pekín», Roger interpreta a una mujer que, junto su marido (Javier Drolas) viajan a Misiones para adoptar a una beba.

Sin embargo, cuando llegan, la madre de la nena parece arrepentirse, aunque la asistente social les asegura que al día siguiente «todo estará solucionado».

Así, la noche el matrimonio pasa una noche sumidos bajo una lluvia torrencial y que mezclará las ilusiones sobre el futuro familiar, el miedo a que no suceda y el pasado que los enfrenta al recuerdo de sus padres, algo en lo que ellos mismo se convertirán en breve.

«Es una película muy poética que transita por esta relación que no es una mala relación de pareja, pero que tiene conflictos. Es angustiante tanto por ellos como por la madre que da en adopción a este bebé», comentó la intérprete.

– Los personajes no solo tienen incertidumbre en cuanto a la paternidad, sino también un conflicto con respecto a sus padres.

ER: Los niños son gran espejo, te muestran todo lo negativo. A veces ves algo que no te gusta y pensás «pero yo lo hice ayer». Todo el tiempo estás en examen. También recordás mucho a tus padres cuando tenés la posibilidad de ser padre. O a veces una niñez en la que idealizás a tu padre y después te das cuenta que es un ser humano y todos los defectos que tiene.

-También es una película en la que en la misma escena están pasando cosas positivas y negativas a la vez.

ER: Sí, esa última escena es muy conmovedora, creo que vale la pena toda la película ver esa última escena con los niños viendo algo que los entretiene. Esa niñez, ¿estará acompañada o no por un adulto? ¿Dónde terminan esos niños? Hay niños que están años y años en hogares de tránsito esperando ser adoptados y el sistema no logra ubicarlos con facilidad. Son años a veces, años, y cuanto más grandes son más difíciles.

-Con tantos proyectos en carpeta, ¿Por qué elegiste esta película?

ER: La verdad es que los proyectos me encuentran a mí. Salvo que sea una película que no me interese para nada contar siempre siento que si un director pensó en mí para determinada película y puedo servir de instrumento para relatar una historia y los tiempos me dan, ¿por qué decir que no? Bueno, yo no soy una actriz de películas o una actriz de telenovelas, me gusta cuando las cosas vienen y me resuenan, me gusta decir que sí.

Hay mucha poesía y está ahí atrás el tema de la adopción, de esta madre que da en adopción y de la otra que lo va a recibir, y qué va a pasar después con ese bebé.

-En cuanto a lo musical, estás trabajando en dos discos con Escalandrum.

ER: Sí, son dos discos son canciones de María Elena Walsh para grandes y para chicos. Estamos en la posproducción de eso y el año que viene lo vamos a lanzar. Haremos conciertos con una gira nacional e internacional para mostrar ese material.

– ¿Por qué María Elena Walsh?

ER: Porque el año que viene cumpliría 90 años y entonces se nos ocurrió hacer este especie de homenaje. Toda nuestra generación conoce mucho los temas para chicos, los de grandes hay que buscarlos un poco y nos encontramos con un repertorio muy duro y muy interesante. Y con la formación de siempre de Escalandrum y su de jazz se pudo combinar muy hermoso los arreglos con Nicolás Guerschberg.