miércoles 17 de julio de 2019 - Edición Nº1369
ExtraData » MUNDO » 27 abr 2017

Francia: Le Pen busca el voto de la clase trabajadora y Macron apunta al juventud

La candidata ultraderechista aceleró su campaña a diez días del balotaje presidencial mientras que el liberal Emmanuel Macron se sumió en una campaña más relajada.


Le Pen multiplicó sus apariciones públicas en busca del voto de la clase trabajadora, tradicional bastión de la izquierda y de la socialdemocracia socialista; mientras su rival y favorito en las encuestas, fue por el voto joven.

Le Pen está determinada a buscar nuevos votantes entre el segmento operario. Por eso ayer visitó la misma fábrica de electrodomésticos en huelga el día que Macron se reunía a puertas cerradas con los líderes sindicales, habilitando el primer momento de tensión en la campaña de cara al balotaje. Hoy se embarcó a bordo de un pequeño pesquero en el Mediterráneo para escuchar de primera mano las dificultades de los pescadores, un sector golpeado en Francia.

Vestida con una campera blanca y acompañada del diputado de su partido Gilbert Collard, Le Pen resaltó su "compromiso" con los pescadores en el puerto mediterráneo de Grau-du-Roi.

"Quiero mostrar mi solidaridad con este trabajo tan duro frente a Macron, que no soporta el concepto de dureza laboral", señaló la candidata tras cuatro horas en el mar.

Le Pen señaló que su rival "está desconectado de la realidad" y que su política "ultraliberal" acabará con oficios tradicionales del país, como la pesca, informó la agencia de noticias EFE.

"Macron propone una desregulación total impuesta por la Unión Europea (...) yo creo que otra política es posible, que la defensa de los empleos es posible", dijo la candidata que, por el momento, va por debajo en los sondeos para el balotaje del 7 de mayo y que esta noche realizó otro acto importante en Niza, en la costa sureña del país.

"Yo será una presidenta que proteja, que pondrá en práctica el patriotismo económico en favor de nuestras empresas, lo que desarrollará el poder de compra de los asalariados y los jubilados, garantizará nuestro sistema social y, especialmente, nuestro sistema de salud", prometió Le Pen en Niza.

El último sondeo publicado hoy por el diario parisino Le Figaro ratificó al joven ex ministro de Economía como favorito para ganar la Presidencia de Francia.
La consultora Harris Interactive pronosticó que Macron ganará con un 61% de los votos, mientras que Le Pen quedaría lejos con un 39%. Pese a la amplia ventaja a favor del liberal e independiente, la misma encuestadora había otorgado seis puntos porcentuales menos a la líder de la extrema derecha francesa hace apenas una semana, antes de la primera vuelta.

La estrategia de Le Pen parece ser acercarse a la clase trabajadora, inclusive a los votantes del líder de izquierda Jean-Luc Mélenchon. Hoy comenzó a apropiarse de palabras clave usada en la campaña del veterano dirigente hasta la primera vuelta del domingo pasado.

La líder de extrema derecha calificó a Macron como "el candidato de la Francia sumisa", de la "oligarquía" y del "rey dinero", calificaciones muy parecidas a las utilizadas por Mélenchon durante los los últimos meses.

Su rival, en tanto, se mantiene fiel a su estrategia de la campaña para la primera vuelta y no contesta ninguno de los ataques de sus competidores. Además, consciente de que es el favorito de los sondeos y la única opción para los partidos y millones de franceses que quieren evitar a toda costa la asunción de la ultraderechista, está planteando una campaña más tranquila, menos ajetreada que la de Le Pen.

Macron eligió hoy hacer una visita a una organización de Sarcelles, uno de los suburbios más empobrecidos de París, que trata de integrar a los jóvenes a través del deporte.

El joven candidato jugó unos minutos al fútbol con chicos, saludó a una pequeña multitud que se acercó a pedirle fotos y darle la mano, y finalmente prometió mejorar la política de integración.

"En los barrios, la gente queda bloqueada, limitados a su residencia. La señora Le Pen quiere que se queden allá o que se vayan", dijo Macron poco después en su cuenta de Twitter.

Rodeado por gran número de jóvenes y niños, Macron intentó compensar la fría recepción que recibió ayer en la visita a la fábrica de electrodomésticos.
"No voy solo a los sitios fáciles. Voy a todos", concluyó el candidato liberal.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS