miércoles 11 de diciembre de 2019 - Edición Nº1516
ExtraData » ARTE Y CULTURA » 27 nov 2019

"Adiós Sui Generis" tuvo su preestreno en territorio militar

Pasen, analicen e indaguen junto a las voces que intentaron desentrañar una historia que se silenció. A sólo tres meses del golpe cívico, militar y eclesiástico y un mes y medio antes de su estreno en salas capitalinas, un folleto informativo del cine de la Base Naval Puerto Belgrano promocionaba Adiós Sui Géneris, de Bebe Kamin, junto a la ópera rock “Tommy” de Ken Russell y la banda inglesa The Who.


Por: Javier Tucci // @LobizondOeste // revistappv.com.ar

Esta historia comienza a casi 700 km. al sur de esta capital, con Dante Depascuale, un viajante de la ciudad de Punta Alta (cabecera del Partido de Coronel Rosales, ubicada en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires), que guardó por más de cuatro décadas la prueba de cuando asistió a la proyección, en carácter de “preestreno”, de Adiós Sui Géneris en el cine Comodoro Martín Rivadavia de la Base Naval Puerto Belgrano (a partir de ahora BNPB).

“A mediados de los ‘70, las novedades del rock las traían los hijos -porteños en su mayoría- de oficiales que estaban de pase en la Base Naval, muchos de ellos, de apellidos que hoy aparecen en los banquillos de los acusados por crímenes de lesa humanidad. Lo anecdótico de todo esto es que ni Charly, ni Nito, ni Kamin, saben que Adiós Sui Géneris tuvo su preestreno-clandestino- en el salón de actos del Cine Comodoro Rivadavia de la BNPB el 19 de julio de 1976, como bien lo demuestra el volante informativo -el original amarillento y la fotocopia también-. Tampoco lo dice ningún libro de rock que se haya publicado desde el ‘76 a la fecha. Aquel día también se proyectó Tommy -aunque el estreno en las salas nacionales haya sido en marzo de ese año-, la ópera rock de The Who que, casualmente, estaba prohibida para menores de 18 años. Sin embargo, la película de Kamin, en este preestreno fue presentada como apta para todo público, a la inversa de lo que pasaría a partir de su estreno en Buenos Aires”, sostuvo Depascuale.

Con dicho material en nuestro poder -facilitado por Depascuale a través del músico puntaltense Ramón Vargas-, contactamos al director del film, Bebe Kamin, quien nos adelantó: “no estoy al tanto de que haya existido un preestreno de la película”.

Recordemos que el film, que se realizó bajo la idea de Jorge Álvarez y la producción-supervisión de Leopoldo Torre Nilsson, se rodó el 5 de septiembre de 1975 en el marco de la despedida de Sui Géneris en las dos magistrales fechas que reunió a 30.000 espectadores en el estadio Luna Park. Es importante resaltar que contó con un movimiento de 12 cámaras, incluyendo la de Raymundo Glayzer.

Con Kamin sin poder recibirnos, por estar atravesando algunos problemas de salud-de los que esperamos se recupere pronto-, orientamos la búsqueda a otrxs expertos en materia cinematográfica. Fue así que conversamos con el director y productor audiovisual Gabriel Patrono (Blues de los plomos, Los periféricos, Alguien más en quien confiar, entre otras películas bajo su dirección), quien hizo un análisis sobre lo que pudo haber pasado con dicho preestreno: “Habría que pensar cómo fue que la productora mandó -si es que la mandó, obvio- ese material a alguna distribuidora que consideró que era oportuno que le llegue una copia de una peli que venía en latas de 35 mm a los militares. No creo que sea una película que se haya estrenado en muchas salas, sino que fue creciendo con el correr de los años, es más de culto. Probablemente, se la hayan pedido los mismos militares para ver de qué se trataba, o el INCAA intervenido la envió para que chequearan si se podía estrenar o no. No hay que olvidarse que salió prohibida para menores de 18 años y, de ese modo, perjudicaba sobre todo a un montón de pibes y pibas, teniendo en cuenta que la mayoría del público que escuchaba Sui Géneris tenía 15 años. La mayoría de aquellxs que habían ido al concierto de despedida en 1975 al Luna Park, no pudieron ir al cine en 1976”.

Miguel Paulino Tato fue el censor que había catalogado el film como no apto para mayores de 18 años, y quien, un año antes de salir al ruedo la película, fue satirizado por Charly García y Nito Mestre como el “Señor Tijeras” en el tercer y último disco de Sui Géneris ‘Pequeñas anécdotas sobre las instituciones’.

Decididos a ampliar las voces que den su perspectiva sobre el hecho, nos comunicamos con el periodista, escritor e historiador, Sergio Pujol, quien recomendó que contactáramos a Hernán Gaffet, director de películas como Argentina Beat (2006) o Ciudad en Celo (2006). Gaffet reflexionó sobre el hecho: “Se me ocurre que alguien pudo haber sacado por la fuerza un par de copias, una de Adiós Sui Géneris y otras de Tommy, esta última también tuvo problemas con la censura, no fue prohibida pero sí cortada. Y con Adiós Sui Géneris directamente el tema era que había varios jóvenes fumando, quizá alguno de ellos -esto podría ser elucubración de Tato- fumando marihuana o haciendo la V de la victoria peronista que lo asociaba con la izquierda peronista y no con la derecha peronista que lo había puesto al frente del Ente. Seguro sacaron un par de copias del depósito del Ente de Calificación, no se explica de otra forma. Difícilmente, diría salvo bajo amenaza, un productor o distribuidor haya cedido copia para un preestreno en el interior y menos con este par de películas. No hay datos certeros, no hay forma alguna; habría que ver si existen archivos en el Instituto de Cine sobre el Ente de Calificación de ese año y ver si hay algún trámite legalmente hecho”.

Con las hipótesis y datos dispuestos por los directores Gaffet y Patrono fuimos en busca de más pistas. Fue así que contactamos a la ex Presidenta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y ex diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires, Liliana Mazure, quien aseguró: “Esa información puede llegar a estar en dos lugares, el archivo o biblioteca de la Comisión Asesora de Exhibiciones Cinematográficas (CAEC) en el INCAA o en la biblioteca del INCAA, que está en la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC). Las personas que trabajan en estos lugares hacen un trabajo extraordinario y van a saber orientarte muy bien”.

De manera simultánea, en Punta Alta, Dante Depascuale rastreaba datos en el mismísimo cine de los militares y en el archivo de la BNPB, pero la respuesta fue negativa. Lo mismo se hizo en el Archivo Municipal de Punta Alta y en el del diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca, pero tampoco había rastros.

Leer la investigación completa acá

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS