lunes 14 de octubre de 2019 - Edición Nº1458
ExtraData » DEBATES » 6 oct 2019

El día después del 10 de diciembre

Vuelven los clásicos: desarrollo e inclusión social

Hay dos cuestiones indudables: que Mauricio Macri entregará el bastón a Alberto Fernández el 10 de diciembre del 2019 y que la próxima gestión la tiene muy difícil.


Por: Homero Bonafert // @hombona

Estamos en época de campaña y todos quieren ganar. Algunos tienen chances, mientras otros sólo aspiran a ingresar la mayor cantidad de legisladores posible.

No obstante, hace meses que los equipos técnicos de todos los espacios se están juntando para trabajar y definir las líneas generales a tomar en cada área estratégica del Estado nacional.

El Estado funciona como el cuerpo humano: cada sector cumple un rol específico, pero todos deben estar integrados y articulados con otros sectores para que la gestión de gobierno funcione adecuadamente.

Por ejemplo, el pulmón oxigena la sangre, que luego pasa por el corazón para ser bombeada a todo el cuerpo. Cada órgano tiene su funcionalidad particular, pero en relación a un objetivo más amplio. En el Estado pasa lo mismo: todo el aparato burocrático debería funcionar armónica y equilibradamente, aunque en algunos momentos se superpongan las tareas y funciones.

Entonces, la pregunta que me hago es: ¿qué va a pasar el 11 de diciembre? Sí, es evidente la crisis económica y social que vive la Argentina, y es evidente también que viene un nuevo gobierno a hacerse cargo de la actual gestión. Lo que no es evidente es cómo lo van a hacer.

El caso del Ministerio de Salud y Desarrollo Social es muy interesante, y todavía se discute quién estará al frente de la cartera. El licenciado Daniel Arroyo es una de las personas que más suena para suceder a Carolina Stanley. Más allá de los nombres propios, estamos en un momento en el que debemos pensar en proyectos a largo plazo y atender lo urgente, pero sentando las bases para trabajar lo importante.

Hoy las familias argentinas están pasando hambre y la emergencia alimentaria es una realidad, pero también lo es la falta de trabajo y el número de personas en situación de calle. Emergencia alimentaria, emergencia habitacional y emergencia laboral: estos tres ejes deben ser desde ya las tres principales banderas del próximo gobierno.

Una de las grandes virtudes que tiene el Ministerio de Salud y Desarrollo Social es su alto grado de inserción territorial. Prácticamente en todo el suelo argentino hay dependencias de esta cartera, ya sea con Centros de Referencia, Centros Integradores Comunitarios y otras oficinas. Esto lo convierte en la herramienta ideal para llegar rápidamente a todos los habitantes.

No es necesario inventar nada ni crear nuevas oficinas; sólo deben articularse mejor las dependencias estatales.

A modo de ejemplo: si te tuvieras que hacer cargo de un Centro de Referencia, podrías trabajar de la mano con ANSES para acercar a los barrios los programas con los que cuenta; podrías trabajar con la gente del INTI y llevar el Pro-huerta a cada espacio libre que cuenten en la zona; el Ministerio de Educación podría traer los cursos de formación en oficios; se podría articular con las cooperativas de trabajo para mejorar las condiciones del barrio, la higiene, arreglar las calles, armar plazas; podrías trabajar con el Instituto de Mujeres para concientizar sobre las políticas de género; podrías articular con el Ministerio de Trabajo para que las actividades de las oficinas de empleo lleguen a más personas; podrías organizar a los vecinos en mesas de auto-gestión para que definan cómo van a encarar los proyectos; podrías trabajar junto al intendente y a los consejos deliberantes para plantear políticas locales de desarrollo social a largo y mediano plazo.

Todo esto no demanda mucho presupuesto, pero sí demanda decisión política, romper con las inseguridades de la política y trabajar para tener un país con desarrollo e inclusión social.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS