lunes 16 de septiembre de 2019 - Edición Nº1430
ExtraData » DEBATES » 10 sep 2019

Desastre ambiental en Bolivia

¿Qué va a quedar cuando se apague el fuego?

El incendio de más de 750 mil hectáreas en la Chiquitanía pone en peligro los modos de vida de los pueblos indígenas del oriente boliviano.


Por: Damián Andrada // revistaanfibia.com

Damián Andrada visitó las comunidades de la región y en esta crónica relata cómo se organizan para combatir el fuego y cuáles son los daños que dejará el desastre. Y plantea: ¿es posible pensar otros modelos de desarrollo en armonía con el medio ambiente?.

Anochece en la comunidad Los Amigos. El sol rojo de la Chiquitanía apenas ilumina a las 20 personas que están reunidas en asamblea a los pies de un árbol. En los llanos de Chiquitos, un ecosistema que media entre el Amazonas y el Gran Chaco, vive la cuarta etnia más numerosa de Bolivia, detrás de los quechuas, los aymaras y los guaraníes. Hoy, la zona de bosques tropicales que habitan los chiquitanos tiene una amenaza fuera de control: el fuego.

Doña Ángela le da la palabra a un comunario angustiado.

—Se están muriendo los animales.

La líder indígena está cansada pero logra disimular la preocupación:

—Les pido que sigan adelante y no se desmoralicen.

El ruido de los grillos es cada vez más fuerte. Cuando terminan la reunión, los comunarios organizan un pasamanos para repartir bidones de agua, rastrillos y medicamentos que llegan desde Santa Cruz de la Sierra. Los relatos sobre el incendio no paran de repetirse en todo el Territorio Indígena Monte Verde.

El municipio de San Javier está a 220 kilómetros de la capital de Santa Cruz de la Sierra. Fundado en 1691, es la primera misión jesuítica en Bolivia. En la región existen seis misiones construidas durante los siglos XVII y XVIII, cuya arquitectura es reconocida por la UNESCO como “patrimonio de la humanidad”. La iglesia principal aún mantiene su construcción original. En el frente se lee un pasaje del Génesis en latín: Domus dei et porta coeli.

Si bien en la zona siempre hubo incendios provocados por la quema para el chaqueo, este año se desbordaron. Las organizaciones indígenas informan que el fuego afectó a 35 comunidades y arrasó más de 750.000 hectáreas: algo así como cuarenta veces la superficie de la Ciudad de Buenos Aires. “No son desastres naturales, no han sido originados por la naturaleza. Los incendios son consecuencia de la actividad humana ocasionada por desmontes y quemas”, plantea el pronunciamiento de la Organización Indígena del Pueblo Chiquitano (OICH). El comunicado exige que el Estado declare el desastre nacional para permitir la ayuda internacional y la anulación de los decretos que habilitan el desmonte y amplían la explotación agropecuaria en tierras no aptas para la agricultura.

Nota completa acá

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS