lunes 16 de septiembre de 2019 - Edición Nº1430
ExtraData » ENTREVISTAS » 30 ago 2019

Leonardo Sbaraglia: La alfombra roja de la vida

El actor de 49 años cuenta cómo fue su debut con Pedro Almodóvar. Su regreso a la Argentina, la situación actual del país y una participación especial en la serie de Maradona.


Se ganó un lugar en la televisión argentina después de participar en Clave de sol y desde entonces no paró. Leo Sbaraglia supo convertirse en uno de los actores locales con mayor proyección de estos tiempos, y sus más recientes éxitos lo confirman: formó parte de Relatos salvajes; protagonizó Nieve negra, junto a Ricardo Darín; interpretó al boxeador Ramón Alvia en Sangre en la boca y al padre de Dolores Dreier en Acusada.

Pero 2019 lo dejó en lo más alto, luego de su debut con el director español Pedro Almodóvar en Dolor y gloria. Compartió elenco con figuras como Antonio Banderas y Penélope Cruz y pisó la alfombra roja de Cannes con un filme que compitió por la Palma de Oro. Hoy, de regreso en la Argentina, continúa con su vida y su proyecto teatral, El territorio del poder, mientras se prepara para ponerse en la piel de Guillermo Coppola en la serie de Maradona.

Todas las caras de un actor que, a sus 49 años, parece haber llegado a la cima. Y sigue escalando.

–En Dolor y gloria, Almodóvar utiliza muchos elementos autobiográficos. ¿Qué desafío te implicó debutar con él en su filme más íntimo?

–La presión más grande que sentía era la de estar a la altura de trabajar con él. Cuando empezamos a grabar la primera escena, yo no sabía si en algún momento de mi vida me iba a volver a ocurrir algo así. Tenía un tenor de algo sagrado. Pedro tenía algo muy especial con mi personaje, una mirada muy particular sobre él. Entonces, tardó mucho en encontrar al actor para interpretarlo. Nosotros ya habíamos hecho juntos Relatos salvajes, y se ve que le caí como anillo al dedo para algo que estaba buscando. Justamente, porque quería cuidar al personaje y darle un color especial. Creo que también por eso lo eligió a Antonio Banderas para protagonizar la película. Más allá de su calidad actoral, lo que buscaba Pedro era esa complicidad que ellos siempre tuvieron.

–¿Y a vos cómo te llegó su propuesta?

–Recibí un e-mail de Esther García, la mano derecha de Almodóvar en El Deseo, la productora de él. Me mandó un mensaje diciéndome que Pedro siempre pensaba en mí para los proyectos y que esta vez también lo había hecho. Me contó que, al principio, descartaron la posibilidad porque el personaje tenía que ser español. Pero que todavía no terminaban de encontrar al actor, y entonces estaba bueno que fuera para allá. Me aclaró que eso no significaba nada, pero que Pedro quería verme y trabajar conmigo. Me invitaron a ir a España y me dieron unas escenas para estudiar.

–Vos justo habías renunciado, un mes antes de que empezara, a la serie Morir de amor, de Telefe.

–Sí, yo había dejado un espacio abierto, entonces se hizo todo mucho más fácil. Me quedé sin trabajo y a los 20 días apareció esta propuesta. Si yo hubiese estado trabajando no sé si hubiese podido viajar. Porque no me estaban ofreciendo un personaje; me estaban diciendo que tener una reunión no significaba nada. De hecho, había actores que estaban haciendo pruebas hacía tres semanas ininterrumpidas para mi personaje. Yo sólo era una alternativa más.

Seguí leyendo la nota acá

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS