viernes 24 de mayo de 2019 - Edición Nº1315
ExtraData » MUNDO » 6 may 2019

#Venezuela

Rusia modera el tono de confrontación con EEUU

Rusia juzgó de "buena y positiva" la reunión que mantuvieron en Finlandia sus cancilleres, Serguei Lavrov y Mike Pompeo acerca del conflicto en Venezuela. Anunciaron la voluntad de una reunión entre los presidentes Vladimir Putin y Donald Trump.


De ese modo, Moscú siguió la línea inaugurada el viernes por Trump, quien, tras hablar por teléfono con Putin, dijo que la conversación había sido "muy positiva" y que ambos sentían "lo mismo" al querer "ver que ocurra algo positivo" en Venezuela.

"Partiendo de mis contactos con mis colegas estadounidenses y otros, europeos y latinoamericanos, no veo partidarios de una solución militar imprudente; espero que todos compartamos esta visión", afirmó Lavrov tras el encuentro con Pompeo.

Esa declaración resonó con la efectuada el viernes por Trump, cuando aseguró que Putin "no está pensando en absoluto en implicarse en Venezuela", afirmación que no fue ratificada pero tampoco desmentida por el gobierno ruso.

Lavrov reiteró que su país está "categóricamente en contra de una intervención militar" y deseó que "no se busque una solución militar, porque resultaría catastrófica", reportó la agencia de noticias EFE.

"El uso de la fuerza solo puede ser autorizado por el Consejo de Seguridad de la ONU, o usado en respuesta a una agresión contra un estado soberano, y en Venezuela no se observa nada parecido a esto", subrayó.

El jefe de la diplomacia rusa opinó que su reunión con Pompeo fue "buena y constructiva", y representó "un paso adelante" tras la conversación telefónica del viernes entre Trump y Putin, quienes, reveló, "acordaron reunirse cuando tengan la posibilidad".

Lavrov y Pompeo conversaron en Rovaniemi, a 800 kilómetros al norte de Helsinki, en el contexto de una reunión ministerial del Consejo Ártico. Hasta ahora, Estados Unidos y Rusia se acusaban recíprocamente de ejercer injerencia en los asuntos internos de Venezuela.

Moscú sostenía que la Casa Blanca planeaba una invasión militar para desalojar del gobierno a su aliado, el presidente Nicolás Maduro, y Washington imputaba al Kremlin estar ya interviniendo en Venezuela con la presencia de efectivos y equipos militares.

De hecho, y pese a las declaraciones conciliadoras de Trump, Pompeo y Lavrov -que habían conversado por teléfono el miércoles pasado, al día siguiente del fallido alzamiento cívico militar contra Maduro- siguieron reiterando las posiciones más rígidas de sus gobiernos hasta poco antes del encuentro de hoy.

"Maduro debe ver que esto está desmoronándose; él todavía manda pero de ninguna manera puede gobernar" y "aunque logró mantener el control de las fuerzas armadas en algunos aspectos, hubo muchos militares que se fueron", dijo Pompeo -que no habló con la prensa tras su encuentro con Lavrov- a bordo del avión que lo llevó a Finlandia.

En tanto, Rusia volvió a dejar claro que aspira a encabezar el apoyo internacional al régimen chavista al recibir ayer en Moscú al canciller de Maduro, Jorge Arreaza.

Tras reunirse con Lavrov y ofrecer una rueda de prensa junto a él, Arreaza dijo hoy, todavía en Moscú, que, si sufriera una invasión militar, Venezuela tiene "una fuerza armada, un pueblo, una milicia nacional, que estaría en capacidad no solo de resistir y de dar batalla, sino incluso de vencer y derrotar a cualquier ejército, por poderoso que sea en el mundo", según el diario caraqueño El Universal.

La actitud más conciliadora de Estados Unidos y Rusia contrastó con la del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, quien, en declaraciones publicadas ayer, volvió a admitir la posibilidad de una intervención militar tras haberla rechazado taxativamente a fines de marzo y a mediados de abril.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS