martes 23 de julio de 2019 - Edición Nº1375
ExtraData » DEBATES » 12 dic 2018

Tres años de Macri: balance y perspectiva de un modelo en crisis

"Todas las principales variables macroeconómicas se deterioraron" sostienen los autores en un detallado informe del Celag sobre la gestión económica macrista. Radiografía y diagnóstico de un país que requiere terapia intensiva.


Por: Pablo Wahren, Martin Harraca y Andres Cappa* // revistazoom.com.ar

En los tres años de Mauricio Macri todas las principales variables macroeconómicas se deterioraron.

El Gobierno asumió como propio un programa económico que Argentina ya había experimentado en el pasado: apertura importadora, liberalización financiera y desregulación del mercado laboral. La economía argentina es más chica, el desempleo es mayor y la pobreza creció.

Los aspectos centrales que plantearon atacar tampoco fueron resueltos: el déficit fiscal se profundizó, la inflación alcanzó su nivel más elevado en 30 años y la confianza (medida a través del riesgo país) empeoró.

Durante los primeros dos años del Gobierno macrista Argentina fue el país que más se endeudó entre los emergentes. Al tercer año, cuando esos flujos se cortaron, tomó el préstamo más grande de la historia del Fondo Monetario Internacional (FMI). Las liberalizaciones financieras no contribuyeron a generar un boom de inversión extranjera directa pero sí tuvieron importantes consecuencias sobre el sector: la fuga de capitales alcanzó niveles récords.

La vulnerabilidad externa se duplicó en los primeros dos años de gobierno de Macri (+97%) producto del boom de endeudamiento externo y de ingreso de capitales financieros que financiaron partidas ociosas, como la fuga de capitales, el turismo y el pago de intereses.

Durante el primer trimestre de 2018 la vulnerabilidad externa argentina alcanzó los niveles del periodo de la convertibilidad, previos a la crisis del 2001/2002. Detrás de este fenómeno se esconde la causa de la crisis cambiaria.

Las apuestas actuales se concentran en una política monetaria y fiscal fuertemente recesiva, que achiquen la economía y, por lo tanto, compriman la demanda de dólares, junto con el nuevo acuerdo con el FMI que refuerce la oferta.

Argentina suscribió un acuerdo con el FMI que implicará un apoyo financiero de 57.000 millones de dólares, el mayor préstamo de la historia del organismo. Los desembolsos se concentrarán en un 90% antes de las elecciones presidenciales de octubre 2019, quedando sólo un 10% y toda la deuda por pagar para las próximas administraciones.

Para 2019 esperamos una caída en el nivel de actividad no menor a 1,7%, asociada a la caída en el consumo por la depresión del salario real, y una fuerte contracción de la inversión y el consumo público.

 

Nota completa acá

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS