martes 23 de octubre de 2018 - Edición Nº1102
ExtraData » DEBATES » 26 sep 2018

Educación Sexual Integral

Respuestas para confrontar a los antiderechos

El tratamiento del proyecto legislativo para mejorar la ESI genera nuevas discusiones sociales.


Por: * Leandro Cahn // Ilustración Julieta De Marziani // revistaanfibia.com

"Desde el rechazo a la ley de aborto los grupos antiderechos se envalentonaron", reconoce Leandro Cahn. Por eso comparte esta lista de explicaciones científicas y políticas para dar debate en ascensores, aulas o asados ante argumentos falaces. Y defender una de las normas más coherentes y necesarias de nuestra época.

La “seño”, en un grado solo de señoritas, explica qué es la menstruación. Las chicas prestan atención, preguntan, se interesan. Estamos en 1984, y en muchas escuelas primarias se exhibe la “película educativa sobre la menstruación”. A mi escuela primaria, algunos años después, vinieron de una empresa de toallitas femeninas a explicarles a las chicas cómo y cuándo se usaban. Los varones nos fuimos a jugar al fútbol. Mirá si nos íbamos a quedar a entender algo que solo les pasa a ellas.

Históricamente, las temáticas referidas a la sexualidad se consideraron propias de los aprendizajes de la pubertad o la adolescencia, porque el concepto de sexualidad estaba fuertemente unido al de genitalidad. Desde esta mirada reduccionista, la educación sexual en la escuela (cuando la había) priorizaba temas como los cambios corporales en la pubertad, y la anatomía y fisiología de la reproducción humana, y se ofrecía en el marco de la materia “biología”.

La expresión de sentimientos y de afectos, la promoción de valores relacionados con el amor y la amistad, o la reflexión sobre roles atribuidos a mujeres y a varones no formaban parte de los contenidos vinculados a la educación sexual. Ni hablar de violencia de género, diversidad sexual o identidades no binarias. Desde aquella experiencia en mi escuela primaria hasta hoy, muchas cosas han mutado.

En esta época de cambios hablamos de la educación sexual integral. En esta época de cambios en 2006 se aprobó una muy buena ley. En esta época de cambios se incumplió su aplicación. Y en esta época de cambios buscamos aprobar una reforma que garantice el derecho de niñas, niños y adolescentes de realmente poder acceder a la educación sexual integral.

Promover saberes y habilidades para la toma de decisiones conscientes y críticas en relación con el cuidado del propio cuerpo, las relaciones interpersonales, el ejercicio de la sexualidad con libertad responsable y los derechos adecuados a la etapa evolutiva de las alumnas y de los alumnos. Eso promueve la ESI. ¿Alguien puede oponerse a ésto? Se ve que sí.

Cuando se inició el debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo parecía haber un acuerdo unánime acerca de la importancia de brindar mejor educación sexual en las escuelas. Pero ya entonces alertábamos que muchos (no todos) de quienes se oponían a la legalización del aborto antes se habían opuesto sistemáticamente al tratamiento y aprobación de otras leyes que otorgaron derechos. O a campañas que promueven el uso del preservativo o de otros métodos anticonceptivos. Y que es en ese marco que se dificulta el acceso a la ESI en muchas escuelas del país.

Después del rechazo del Senado los grupos antiderechos se envalentonaron. Y entonces empezamos a escuchar de su boca términos que nunca antes habíamos escuchado, como “ideología de género”, o “#conmishijosnotemetas (así, en formato hashtag). Como entendemos que no todo aquel que está en contra del derecho al aborto está en contra de la educación sexual, también tenemos que tener la templanza y la paciencia para explicar por qué es necesario que el Estado, que la escuela, se metan con tus hijos. Con la misma templanza y paciencia que debemos hacer explícito que no se enseña a masturbarse con clases prácticas grupales o que no sólo no se avala la pedofilia sino que se la considera un delito aberrante.

Además de paciencia y templanza, ¿qué argumentos nos permiten sobrellevar una sobremesa de asado con algún amigo o familiar antiderechos (o que está a favor de la ESI pero tienen dudas sobre “algunos puntos” , una especie de #ConMisHijosNoTeMetasDelTodo)?

Nota completa acá

* Licenciado en Ciencia Polìtica y periodista. Comenzó haciendo prensa y comunicación en FUCA (Fundación Cáncer) y luego comenzó a trabajar en Fundación Huésped, desde donde impulsó el área de Comunicación y Desarrollo de Recursos antes de asumir, a fines de 2017, la Dirección Ejecutiva. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS