martes 23 de octubre de 2018 - Edición Nº1102
ExtraData » TECNOLOGÍA » 24 sep 2018

Los límites de la inteligencia artificial

Existen seres humanos que pueden utilizar esta tecnología para extender virus informáticos, cometer fraudes e incluso para buscar la hegemonía. “La IA está cambiando el orden socioeconómico", expresó el presidente de China, Xi Jinping, en la apertura dela primera Conferencia Mundial de Inteligencia Artificial.


El presidente de China, Xi Jinping, tiene claro que el futuro pertenece a la inteligencia artificial. “Está cambiando el orden socioeconómico. Puede beneficiar al ser humano y convertirse en un nuevo motor económico”, dijo a través de un comunicado que sirvió para inaugurar la primera Conferencia Mundial de Inteligencia Artificial, celebrada en la ciudad china de Shanghái la semana pasada. El viceprimer ministro, Liu He, apuntaló esta idea. “Se abren nuevas oportunidades que no podemos perder”, afirmó.

Algunas de esas oportunidades se materializaron en algo concreto en los llamados pabellones de la experiencia, en los que el público se acerca boquiabierto a máquinas y aplicaciones que perfectamente podrían haber salido de películas de ciencia ficción: una diadema que permite controlar un brazo biónico con la mente, una cápsula que hace un diagnóstico integral de la salud en cuestión de minutos, algoritmos que previenen el cáncer con un escáner, cámaras que reconocen rostros y vehículos entre miles de millones en cuestión de segundos, coches que determinan si el conductor no presta atención a la conducción y frigoríficos que saben lo que quieres comer antes de que tengas hambre.

“En el desarrollo de la inteligencia artificial va a haber dos etapas: en los próximos dos o tres años, nos permitirá hacer mejor lo que ya somos capaces de hacer. Por ejemplo, nos podremos comunicar con quienes no hablan nuestro idioma gracias a los traductores simultáneos -la conferencia, de hecho, se traduce en tiempo real utilizando un algoritmo que apenas comete errores-. Y, en cinco o diez años, nos permitirá hacer cosas que hasta ahora nos resultaban imposibles. Lo mismo que sucedió con los aviones y volar. Vamos a poder crear ángeles de la guarda personales que nos adviertan de los peligros a los que estamos a punto de enfrentarnos, por ejemplo, y prevenir sus consecuencias”, vaticina Raj Reddy, ganador del Premio Turing y miembro de la Academia China de Ingeniería, citado por el diario español El País.

Además, Reddy prevé que el aumento de la eficiencia y de la productividad en diferentes ámbitos propiciará que el PIB mundial alcance los 1.000 billones de dólares en 20 años.

“La revolución va a ser global y se va a dar en todos los sectores: desde la agricultura hasta la medicina”, añade Pan Yunhe, director del Comité Consultivo Estratégico para la Nueva Generación de Inteligencia Artificial de China.

“Antes la inteligencia artificial simulaba la inteligencia humana, pero ahora sabemos que eso es ilógico. De hecho, los robots más eficaces no son los que copian nuestra fisonomía, sino los que están diseñados para hacer una función concreta, como los que se utilizan en centros de logística”, explica.

“Es evidente que las máquinas nos superarán en muchos aspectos. Incluso en los intelectuales, como ha demostrado Alpha Go. No tiene sentido competir con ellas. Pero la verdadera revolución llegará con la inteligencia artificial 2.0, que aunará la inteligencia de las máquinas y la humana”, añade Pan. “Eso nos permitirá alcanzar un nivel en el que podremos predecir el futuro y evitar el curso negativo de la historia”, señala.

Este discurso provoca un profundo silencio entre el público. Pero Jack Ma, fundador y presidente ejecutivo del gigante del comercio electrónico Alibaba, decide ahondar en estas ideas.

Nota completa  acá

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS