viernes 21 de septiembre de 2018 - Edición Nº1070
ExtraData » MUNDO » 12 sep 2018

Lula busca acelerar la transferencia de votos hacia Haddad

A menos de un mes de las elecciones, el ex alcalde de San Pablo no llega a los diez puntos de intención de voto. "Haddad al gobierno, Lula al poder" es la consigna para recuperar poder electoral.


Impedido por la Justicia de presentarse, Lula da Silva confirmó este martes que desistió de disputar la presidencia de Brasil en las elecciones del 7 de octubre próximo y anunció a su compañero de fórmula Fernando Haddad como el nuevo candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

La decisión de Lula fue comunicada en el último día de plazo que la dirección del PT tenía para anunciar a su nuevo candidato presidencial tras la decisión del Tribunal Superior Electoral de inhabilitar al ex presidente, que permanece preso desde abril por una condena a 12 años .

Antes de la conclusión de la reunión de la dirección del PT en Curitiba para refrendar la decisión de su máximo líder, el partido divulgó un anuncio en televisión en el que dejó claro que las aspiraciones de Haddad como candidato a la Presidencia contaban con el apoyo de Lula.

El PT esperó hasta el último momento para anunciar el cambio de candidato con la esperanza de poder revertir la decisión de la justicia electoral en otras instancias. Sin embargo ni el Tribunal Superior Electoral ni la Corte Suprema de Justicia llegaron a pronunciarse sobre los diferentes recursos que el PT presentó en la última semana para intentar habilitar a Lula como candidato.

El tribunal electoral había advertido de que en caso de que no presentase un nuevo candidato hasta este martes, el PT quedaría por fuera de la disputa presidencial.

Lula encabezaba todas las encuestas de intención de voto, con cerca del 40 %, y era señalado por los sondeos como el más posible vencedor tanto de la primera vuelta como de la segunda frente a cualquiera de sus adversarios.

Haddad, que fue ministro de Educación en el Gobierno de Lula y alcalde de San Pablo, es el quinto ubicado en los últimos sondeos de intención de voto, con un 9 %, cinco puntos porcentuales a más que los que tenía en agosto.

A menos de un mes para los comicios más inciertos en las últimas décadas en Brasil, Haddad confía en la transferencia de votos de su padrino político, que hasta ahora sólo le arrojó una mejora de cinco puntos.

Las encuestas las lidera el ultraderechista Jair Bolsonaro (24 %), hospitalizado después de ser apuñalado la semana pasada durante un mitin, a quien escoltan el laborista Ciro Gomes (13 %), la ecologista Marina Silva (11 %) y el socialdemócrata Geraldo Alckmin (10 %).

Los números de las últimas semanas llevaron a integrantes del PT a admitir como un error no haber cerrado un acuerdo con Ciro Gomes, un ex ministro de Lula que sin una estructura fuerte como la del PT se mantiene segundo en los sondeos. En cambio, la imagen de Haddad carga con el peso de una mala gestión en San Pablo

En cualquier caso, esos números llevarían a una segunda vuelta, que sería celebrada el 28 de octubre y en la que, según los sondeos, Bolsonaro perdería contra Gomes, Silva o Alckmin, y estaría prácticamente empatado con Haddad, aunque resta ver cómo se mueven los votos de Lula.

F: LPO

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS