lunes 12 de noviembre de 2018 - Edición Nº1122
ExtraData » TECNOLOGÍA » 5 sep 2018

Fuerte rechazo a la eliminación del Ministerio de Ciencia

La decisión de transferir la cartera al ámbito de Educación fue criticada con dureza por representantes de la academia, trabajadores, investigadores, empresarios y gremialistas.


La rebaja de categoría del área de Ciencia y Tecnología en el Gabinete, que pasó de ministerio a secretaría, generó un hecho inédito: la coincidencia entre investigadores, empresarios y gremialistas contra la decisión del presidente Mauricio Macri.

El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (Mincyt) fue creado el 10 de diciembre de 2007. Lino Barañao fue su primer y único titular, ya que fue reelegido para el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner y luego confirmado en su cargo por Macri.

Esta cartera tiene una estructura pequeña, con dos programas propios, la administración y las áreas sustantivas (planificación y articulación de políticas científicas). En su esfera están la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (Anpcyt), encargada de otorgar subsidios de investigación, el Conicet y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae).

Desde 2007 y hasta 2015, el Mincyt fue actor principal en la expansión del sistema científico tecnológico a través de medidas que incluyeron repatriación de científicos, construcción de 90.000 metros cuadrados de laboratorios, aumento progresivo de ingresantes a la carrera de investigador científico (CIC) del Conicet, así como de becas, puestos de técnicos y administrativos.

El Mincyt será absorbido por la nueva cartera de Educación, Cultura y Ciencia que encabezará Alejandro Finocchiaro, quien ya era el ministro de Educación antes de estos cambios.

La decisión de Macri, anunciada el 3 de septiembre, fue rechazada por investigadores, quienes cuestionaron ante iProfesional a Barañao, y también por la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI) y el sindicato estatal ATE, además de otros actores del ecosistema científico local.

La comunidad científica denunció que desde el cambio de gobierno hace casi 3 años, “se redujo en un 50% el número de ingresantes a la CIC, los salarios y becas se encuentran en los niveles más bajos de la región, no se giran fondos para el funcionamiento de institutos y centros de investigación, se eliminó el plan nacional de infraestructura, ni la Anpcyt ni el Conicet cuentan con presupuesto para afrontar los pagos de subsidios de investigación y compras de equipamiento ya acordados, y se han suspendido las contrapartes de convenios internacionales. La reciente mega devaluación se ha llevado consigo el poder adquisitivo de los ya magros subsidios de investigación, sobre todo en las áreas experimentales en que la inmensa mayoría de insumos y equipamiento son importados y cotizan en dólares”.

Nota completa  acá

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS