jueves 20 de septiembre de 2018 - Edición Nº1069
ExtraData » ACTUALIDAD » 13 ago 2018

Al fondo a la vuelta

El presidente del Banco Central generó expectativas acerca del "permiso para usar" más reservas internacionales para contener la corrida cambiaria. El FMI tiene el control del monitoreo de la economía nacional.


Hoy llega al país el equipo técnico del Fondo Monetario Internacional que conduce el italiano Roberto Cardarelli con el propósito de hacer el primer seguimiento trimestral del acuerdo alcanzado con el Gobierno por el crédito Stand-by por 50.000 millones de dólares en 3 años. El agotamiento de los 2.000 millones de dólares de las reservas internacionales disponibles para frenar la corrida cambiaria va a ser el principal tema de discusión.

Así lo dejó saber el mismo presidente del Banco Central, que deslizó que había acordado con el staff del FMI un permiso para expandir el uso de las reservas con dos argumentos: primero, no tomar un préstamo repo -cuya demora en concretarse generó alerta en los mercados- para que sea el Tesoro quien pueda tomar esos aproximadamente 4.000 millones de dólares con los que calmar dudas sobre la capacidad de repago de las Letes. Y segundo que se sobreexigía al Banco Central al pedirle que bajara la inflación y desarmara la bola de nieve de Lebacs, sin recursos para evitar una nueva corrida cambiaria y su consiguiente impacto inflacionario.

Sin embargo, fuentes del mercado confirmaron a que este permiso "está avanzado, pero todavía no está cerrado" y que el FMI prefiere que Caputo vuelva a subir la tasa si hiciera falta antes que comenzar a relajar los objetivos. El acuerdo alcanzado le permitía al Banco Central utilizar hasta 2.000 millones de las reservas, los cuales prácticamente se agotaron a fines de julio.

Para ser exactos, el Banco Central implementó una ligera suba de tasas de interés de 300 puntos básicos de forma encubierta cuando cambió la tasa de referencia la semana pasada. Es que, aunque el guarismo quedara igual (40% nominal anual), al cambiar de instrumento y fijar como nueva tasa de interés de referencia a la tasa de las Letras de Liquidez (Leliq) -una suerte de Lebac a 7 días que solo pueden adquirir entidades bancarias-, la tasa pasiva quedó efectivamente el 40%. Mientras que antes, cuando la tasa de referencia era la del centro del corredor de pases a 7 días, los depósitos de bancos comerciales en el Banco Central eran remunerados 300 puntos básicos menos, por lo que la tasas de Leliq también arbitraba en el 37%.

Ni esta ligera suba de tasas logró contener la disparada del riesgo país, que este viernes cerró en 700 puntos básicos -lo que quiere decir que Argentina hoy debería pagar 9,873% de interés anual de deuda a 10 años, o sea 7 puntos porcentuales arriba de la tasa de 2,873% que paga Estados Unidos- ni pudo evitar que el peso perdiera 5,93% de su valor frente al dólar en lo que va del mes. Por ende, el uso de las Reservas ese el primer tema en discusión, pero no el único.

Nota completa acá

Fuente utilizada: LPO

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS