domingo 21 de octubre de 2018 - Edición Nº1100
ExtraData » DEBATES » 8 ago 2018

#aborto

Volvimos al mundo

En vísperas de una votación parlamentaria histórica, la campaña por la legalización del aborto en la Argentina concitó atención, respaldo y repercusión mundial. Cómo y por qué el movimiento feminista argentino se convirtió en una referencia global.


Por: * María Laura Carpineta // revistazoom.com.ar

Las imágenes de los pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y de miles de mujeres celebrando y exigiendo igualdad y respeto en las calles de todo el país recorren hace meses los diarios, los noticieros y los portales de noticia de todo el mundo. La barrera cultural y la indiferencia que alimenta la distancia y la falta de vínculos tangibles esta vez no importaron. Hay temas que se imponen como universales y, por lo tanto, se sienten como propios acá, en el resto de América latina, en Europa o en Asia.

Por eso, hoy cuando miles de personas reclamen al Senado la aprobación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, movimientos de mujeres de los cinco continentes acompañarán la tensa discusión con un pañuelazo internacional y con una esperanza que sobrepasa las fronteras argentinas.

“Los movimientos feministas de América latina y de todo el mundo están viviendo luchas que ya no son parroquiales. Nosotras luchamos en Brasil y para eso pedimos que se vea lo que pasó en Argentina, lo que pasó en Chile, lo que pasó en Uruguay y lo que pasó en Irlanda”, destacó a Zoom Debora Diniz, cofundadora de Anis, el Instituto de Bioética que encabeza la actual cruzada institucional en Brasilia para despenalizar el aborto durante las primeras 12 semanas del embarazo.

El viernes y el lunes pasados, Anis y otros grupos feministas lograron que el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte del país, habilitara audiencias públicas con especialistas científicos, de políticas públicas, temas internacionales y referentes religiosos para analizar la posible despenalización del aborto, un logro nada despreciable en un momento en que el Congreso -con un gran presencia conservadora- puede discutir un proyecto de ley, ya aprobado en comisión, para prohibir completamente la interrupción voluntaria del embarazo.

Diniz tuvo que llegar con escolta policial a las audiencias en la sede la corte y una vez que terminaron tomó un avión y abandonó Brasil. Desde hace una semana y por una acumulación de amenazas tiene protección policial las 24 horas. “En esta situación, yo decidí, si puedo decir eso, irme a trabajar y hacer todo lo que tengo que hacer fuera del país”, explicó la profesora universitaria y activista en su camino al aeropuerto.

Tomó esta decisión pese a que, después de mucho pelear, finalmente la despenalización del aborto entró en la agenda nacional -”No sólo por el debate en la corte, sino también por las elecciones” de octubre próximo- y será objeto de una decisión del Supremo Tribunal Federal.

En Brasil, el aborto es legal por sólo tres causales: si el embarazo es producto de una violación, si la vida de la madre está en peligro y si el feto tiene anencefalia, un trastorno que hace inviable la vida del futuro bebé. Se estima que alrededor de 250.000 mujeres llegan por año a hospitales con secuelas o complicaciones por abortos clandestinos y aproximadamente unas 200 mueren. Para Anis y el movimiento feminista, esto viola los derechos humanos de las mujeres consignados en la Constitución Nacional.

Nota completa acá

* Periodista especializada en política internacional. Licenciada en Ciencia Política (UBA). Magister en Seguridad Internacional (Sciences Po)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS