jueves 13 de diciembre de 2018 - Edición Nº1153
ExtraData » MUNDO » 30 jul 2018

Multitudinario acto para exigir la libertad de Lula

Un concierto ofrecido gratuitamente por 42 cantantes brasileños, reunió desde la noche del sábado y hasta la madrugada del domingo a una multitud en Río de Janeiro.


El “Festival Lula Libre”, un concierto ofrecido gratuitamente por 42 cantantes brasileños, reunió desde la noche del sábado y hasta la madrugada del domingo a una multitud en Río de Janeiro para exigir la libertad del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El concierto llenó la plaza de los Arcos da Lapa con miles de simpatizantes de Lula, preso para cumplir una condena de 12 años por corrupción.

Unas 80 mil personas se reunieron este sábado (28.07.2018) en Río de Janeiro para asistir al "Festival Lula Libre”, un concierto de música gratuito donde 42 conocidos cantantes brasileños, entre ellos Gilberto Gil y Chico Buarque, se turnaron sobre el escenario para exigir la libertad del exmandatario, quien está preso desde el 7 de abril, condenado a 12 años de encierro por corrupción.

La turística plaza de los Arcos da Lapa se repletó de personas que aseguran que Lula fue condenado "sin pruebas” en una decisión política cuyo objetivo sería impedir que el líder del Partido de los Trabajadores vuelva a aspirar a la presidencia. El festival fue presentado como un "acto cultural y político en defensa de la democracia y contra la detención del expresidente", a quien consideraron un "preso político" y víctima de una persecución.

El festival, que se extendió hasta la madrugada de este domingo, cerró con Buarque y Gil juntos sobre el escenario. Buarque entonó un fragmento de "Construcción" y luego, junto a Gil, cantó "Cálice" ("Cáliz"), una histórica canción que ambos compusieron y que fue prohibida en 1973, durante la dictadura militar brasileña. Ante una multitud que aplaudía enfervorizada, ambos cerraron con "Aquel abrazo", una de las sambas más tradicionales de Río, que Gil compuso en 1969.

Favorito en las encuestas

El evento también fue aprovechado para propagar la candidatura de Lula, que pretende disputar las elecciones presidenciales de octubre pese a estar encarcelado, a que enfrenta otros seis procesos judiciales y a que está virtualmente inhabilitado debido a que la legislación veta las aspiraciones de personas cuya condena ha sido confirmada por tribunales de segunda instancia, como en su caso.

El ex jefe de Estado es el máximo favorito para vencer las elecciones y los últimos sondeos le atribuyen un favoritismo del 33 por ciento, más del doble del que tiene su principal rival, el diputado ultraderechista Jair Bolsonaro (15 por ciento). A partir del 15 de agosto, día en que se deben presentar oficialmente las candidaturas, un tribunal evaluará si puede o no presentarse a la contienda.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS