martes 14 de agosto de 2018 - Edición Nº1032
ExtraData » ENTREVISTAS » 16 jul 2018

Acuña: “Los que pateaban globitos amarillos cuando ganó Macri ahora quieren renovar la CGT”

El gremialista, integrante del triunvirato que conduce la central obrera, adjudica la discusión sobre los mandatos a "ambiciones personales", pero dice que privilegiará la unidad si es "para defenderse del Gobierno". Candidaturas, nuevo paro "antes de fin de año" y definición sobre el aborto legal: "Si legislan a favor, que el Estado se haga cargo".


Por: * Martín Descalzo // revistazoom.com.ar

El peronismo le adjudicó a los trabajadores organizados un rol crucial: ser su “columna vertebral”. En línea con esa figura clínica, la Confederación General del Trabajo (CGT), el órgano más representativo del gremialismo argentino, parece al borde de una -nueva- fractura expuesta.

Carlos Acuña, del gremio que agrupa a los trabajadores de estaciones de servicio, co-conduce la central, en un triunvirato cuestionado por pares y bases. Pero el dirigente -que además es diputado nacional- buscó bajarle el precio al conflicto: “Las internas son lo de menos -dijo, en esta entrevista con Revista Zoom-. Los que están en problemas son las familias argentinas que no tienen trabajo, o que tienen trabajo y no les alcanza el dinero por una inflación galopante que va por el ascensor y los sueldos van por la escalera, como decía Perón. Después lo demás son discusiones”.

-¿En qué estado están esas “discusiones”?

-En consejo directivo de la CGT tiene 4 años de mandato y si es para la unidad de todos los sectores, para defender los intereses de los trabajadores, no vamos a discutir la continuidad… Mientras estemos todos juntos, si tenemos que hacer una CGT con un nuevo consejo directivo tampoco lo vamos a discutir. Acá lo importante es ver cómo nos defendemos de este avance sobre la industria nacional, sobre las Pymes, sobre los trabajadores, sobre el comercio minorista.

Cómo nos defendemos de esa situación porque tenemos gobierno que no escucha. Ellos dicen que dialogan, sí macanudo, pero si no dan respuesta para el bienestar de la gente, si el gobierno no pone el equilibrio para qué distribución de la riqueza sea más equitativo, cada día vamos a estar peor. Lo demás son anécdotas. La gente tiene ambiciones, y por ahí se preocupan más por las ambiciones personales, sobre ver cómo ocupan un cargo, que por los trabajadores.

-¿Pero cree posible que se mantenga la actual gestión de la CGT hasta el 2020?

-Todo es posible. Nada es imposible. Si hay una unidad de todos los sectores y decimos “bueno, hagamos un Consejo Directivo nuevo”… pero ese no es el problema de la gente.

-¿Qué opinión tiene acerca de la foto de Pablo Moyano con Francisco Gutiérrez, de la UOM, que hasta ese momento se mostraban distanciados?

-Ninguna opinión, creo que prima lo que dije recién, la defensa en el interés de todos los trabajadores. La discusión y los enfrentamientos que han tenido… ojalá que hayan madurado y vean que estamos para hacer otras cosas, no para pelearnos entre nosotros.

- ¿Cree que hay sectores interesados en romper la CGT?

-Bueno, desde que nace la normalización hubo ataques, desde el primer día. Y los ataques no son casualidades, incluso con campañas de desprestigio. Pero no solamente de este gobierno, de todos los gobiernos. Nosotros peleamos en la calle, nosotros, la CGT Brasil pusimos el cuerpito ahí peleando y pidiendo por la democracia. Pero cuando votamos y eligieron un presidente, lo primero que hizo fue atacar el modelo sindical. Y todos vienen por lo mismo. Incluso los gobiernos peronistas también.

-¿Incluye al de la ex presidenta Cristina Kirchner?

-No, no, se puede decir que fue bastante ordenado. Néstor Kirchner, fundamentalmente, tuvo una actitud que hay que elogiar, como reabrir las paritarias.

- ¿Considera que entre los interesados en romper la CGT puede haber sectores gremiales?

-Como no, hubieron sectores que de movida se plegaron a Macri, patearon globitos amarillos cuando ganó las elecciones. Y ahora resulta que quieren una CGT nueva, una renovación… me sorprende.

- ¿Se refiere a Hugo Moyano?

- Yo no hago nombres, está claro en el archivo de todos los medios quiénes acordaban con Macri, quienes estaban del lado de gobierno. Y no está mal, porque es un gobierno democrático que lo eligió la gente. Pero ahora de la misma forma que se respeta la democracia se deben respetar los mandatos. El Consejo Directivo es el que resuelve por mayoría las cuestiones, a veces puede gustar, a veces no. Pero hay que atenerse a eso.

Ahora si vienen todos los gremios para unirnos, macanudo, pero ¿unirnos para qué? Para que este modelo no nos pase por encima y avance sobre el modelo sindical. Porque no hay posibilidad de reforma sindical acá, le vamos a dar la pelea a eso.

-¿Cree que el gobierno intentará esa reforma?

- Son sus declaraciones, en algún momento el presidente expresó que los convenios colectivos son antiguos. Pero los convenios colectivos se actualizan permanentemente. Antes nosotros vendíamos un poco de nafta y una bolsita de carbón. Ahora está toda la tecnología, tenemos que dar capacitación a los compañeros para que pueda trabajar en establecimientos para saber cuál es el producto que hay que ofrecerle a la gente. Ahora si no hay convenio colectivo de trabajo, ¿qué condiciones puede poner al ser contratado un compañero que le tiene que dar de comer a la familia? Tiene que agarrar lo que le dan. Por eso hay una ley laboral que nos defiende, y eso es lo que defendemos.

-La semana pasada, en este mismo espacio, el ex presidente Eduardo Duhalde aseguró que de no ser por algunos dirigentes que están conteniendo la crisis, la situación social sería mucho peor ¿Coincide?

-Totalmente. El peronismo le está poniendo el hombro la democracia. Y digo el peronismo en todos sus niveles, de todos los sectores. Con Duhalde tengo una anécdota sobe eso. El otro día le dije: “Si esto sigue así, me parece que te van a tener que ir a buscar a vos y a Lavagna (Roberto, ex ministro de Economía) para arreglar este quilombo”. 

-A propósito de eso, Duhalde sostuvo que ve como próximo presidente a Lavagna

-A ver, el que dijo eso fue Eduardo Duhalde, un gran presidente que se hizo cargo cuando el país estaba en llamas, cuando todo le disparaban. Y tenía como ministro a Lavagna, que fue preparando todo el terreno. Creo que hay que reconocerle a esa gente, con la experiencia que tiene, el gobierno que fueron. Y más comparado con este gobierno que tenemos, con todos muchachos jóvenes que son empresarios… yo no digo que está mal ser empresarios, está bien. Pero a lo mejor no les costó hacer la empresa ni la fortuna que tienen, porque tuvieron la suerte de caer parado en ese lugar, de nacer en esa familia. Por eso no conocen los problemas que hoy tiene la gente abajo, y cuando no conoces algo no lo podés solucionar. Entonces, ¿por qué no convocan otros sectores con experiencia para que los asesore, para que salgamos de esta situación?

-Entonces ve posible una candidatura de Lavagna?

-Claro.

-¿Y también de Sergio Massa? Porque ambos compartes el mismo espacio, el Frente Renovador, que es además el que usted integra.

-Si también. Le tengo confianza, creo que mostró ser una persona con capacidad ser gobernante, pero además está rodeado del mejor equipo económico que hay. Están Lavagna, Pignanelli, dos que han demostrado ser de los mejores económica que tuvo el país. Ahí tenés mezclada la juventud, que aporta sus ganas, y la experiencia, que creo que es lo que la gente va a elegir en esta vuelta. Ése es el equilibrio, porque debemos tener en cuenta nuestra juventud, pero también tenemos que tener en cuenta la experiencia.

-Cree que serán los candidatos de un peronismo unido? Y en tal caso, ¿incluye a Cristina Fernández en ese espacio?

-No puedo contestar. Ella creó su propio espacio y su candidatura o no… no lo sé. Lo que a mí me gustaría es que todo el peronismo vaya unido, convocando a todos los sectores para organizar un proyecto de país en serio.

-El gobierno reconoce que viene una recesión importante,con un recorte de más de 300000 millones para el año que viene. Frente a ese escenario, ¿ve posible un nuevo paro general antes de fin de año?

-Es muy posible, porque si no estamos siendo escuchados… Pero eso no es nada, porque te pueden escuchar, pero si no hay respuesta del gobierno que le llegue a la gente, no sirve de nada al diálogo que tenemos, porque no hay respuesta para los trabajadores. Las respuestas siempre son para los poderes económicos nada más. Ni siquiera para las Pymes, que nos dan la mayoría de los puestos de trabajo. Fíjese en mi sector. Resulta que por todo el quilombo que tiene OIL no le están proveyendo el combustible, y son fuente de trabajo ¿Qué tienen que ver los trabajadores con el problema que tiene OIL? ¿Qué tienen que ver las Pymes que opran las estaciones? Es responsabilidad del Estado que le provean el material para seguir trabajando.

-¿Por qué cree que el Estado no interviene?

-Está claro que están queriendo imponer otras marcas, otras estaciones de servicio, porque de otra manera no se explica porque están abandonando esos establecimientos. Pero eso no es nada, porque algunos consiguen otra bandera, pero tampoco le quieren dar de baja a los contratos, y mientras tengan un contrato anterior no pueden firmar contrato nuevo con otra bandera.

Ahí tenés dos temas: uno legal y uno humano, que es la situación de las Pymes que le dan trabajo a la gente. Entonces ahí tiene que primar el sentido común.

-La semana pasada se inició en el Senado el debate por la legalización del aborto, que provocó declaraciones cruzadas entre algunos sectores del sindicalismo ¿Cuál es la posición institucional de la CGT?

-La CGT rechaza es tener que hacerse cargo de lo que legisle las cámaras o lo que haga el gobierno. Si ellos están legislando a favor del aborto que el Estado se haga cargo. Los gremios y la obra sociales no se pueden hacer cargo de eso. Además, personalmente yo no estoy a favor del aborto.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS