miércoles 21 de noviembre de 2018 - Edición Nº1131
ExtraData » DEBATES » 5 jun 2018

Ante la crisis inminente, nuevos desafíos políticos

Las encuestas indican que crece el mal humor social, pero hay que poner política y organización a ese mal humor. Por qué solo la lucha y la unidad del campo popular podrán alumbrar el programa de reconstrucción nacional.


Por: Antonio Muñiz // revistazoom.com.ar

Sin duda este primer tramo del 2018 ha marcado el comienzo del final del gobierno macrista. Una crisis cambiaria, provocada por causas exógenas, pero fundamentalmente por la impericia mostrada por el presidente y su equipo para enfrentar el problema, arrastró a todo un país a una tormenta perfecta: inflación, recesión, déficit fiscal y comercial, corridas contra el peso, dolarización de la economía, deuda externa, altas tasas de interés, tarifas abusivas, y una economía real que lentamente se paraliza, pronosticando un crack en el sistema productivo más un crack en todo el sistema financiero.

Ante la crisis el gobierno sólo atina a atarse a los designios del FMI, por lo tanto no solo no habrá cambios en las políticas económicas, sino que se profundizarán. De más está decir que el “ajuste” va a caer sobre los jubilados y pensionados, los trabajadores, los beneficiarios de los planes sociales, los trabajadores estatales y sobre amplios sectores medios.

Sólo el atisbo de intentar cobrar algo de retenciones a la soja y otros cultivos generó una revuelta en los aliados del gobierno. A ellos NO, la clase dirigente no paga impuestos y no se ajusta. El ajuste siempre es para los pobres.

EL tarifazo en los servicios públicos muestra un manotazo en los bolsillos de la clase media y los trabajadores en beneficio de las empresas privatizadas, empresas que pertenecen a personajes como Midlin o Caputo, amigos y testaferros de Mauricio Macri.

El apuro de Macri por vetar la ley que limitaba el tarifazo es para proteger los ingresos de las empresas de sus amigos y no afectar la matriz de negocios que sustenta el grupo Macri.

Decíamos en artículos anteriores que el gobierno mostraba como un triunfo la superación de la corrida del mes de mayo. Sin embargo, la crisis no fue superada, a lo sumo postergada, a un costo altísimo para el país.

Causa preocupación el autismo con que el gobierno pretende encarar la crisis, la falta de política, la sumisión y entrega al FMI y lo más grave es que no tienen un plan alternativo.

Einstein decía que es locura creer que haciendo lo mismo se van a conseguir otros resultados. Macri sigue con el mismo rumbo que nos llevó a esta crisis. Sin querer ser apocalípticos, creemos que vamos en un tren a toda velocidad, no hay luz al final del camino, sino un paredón donde nos estrellaremos inexorablemente.

Nota completa acá

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS