viernes 19 de octubre de 2018 - Edición Nº1098
ExtraData » DEBATES » 16 may 2018

Una catástrofe sin fin

La imagen partida entre los festejos en Jerusalén por la inauguración de la nueva embajada de EE.UU. y la represión en la Franja de Gaza cristalizó el nuevo escenario de un viejo conflicto.


Por: * María Laura Carpineta // revistazoom.com.ar

Los palestinos de la Franja de Gaza conmemoraron ayer el 70 aniversario de la Nakba -catástrofe en español-, el éxodo masivo y forzado de muchos de sus padres, abuelos y bisabuelos que está en el corazón mismo del conflicto israelí-palestino, enterrando las víctimas de una nueva catástrofe y lamentando nuevos muertos.

En 1948 alrededor de 750.000 palestinos tuvieron que huir de sus casas porque le temían al flamante Estado israelí y las milicias que ayudaron a fundarlo. Muchos se llevaron las llaves porque creían que podrían volver, pero hoy ellos, sus hijos, sus nietos y bisnietos siguen siendo refugiados. Setenta años después, muchos de estos refugiados, cansados de no tener más opciones que esperar un nuevo ataque israelí en un pequeño territorio devastado y bloqueado hace más de una década, desafiaron las advertencias y marcharon sin armas en protesta de la ocupación y del apoyo irrestricto de Estados Unidos al gobierno israelí.

El resultado fue una nueva masacre o, mejor dicho, un nuevo capítulo de una catástrofe que se mantiene abierta en el tiempo, sin resolución y alimentada constantemente por nuevas víctimas y más violencia.

Se suele aclarar que el conflicto entre israelíes y palestinos es complejo y difícil de explicar. Sin embargo, la imagen partida del lunes, entre los festejos en Jerusalén por la inauguración de la nueva embajada estadounidense y la represión masiva en la Franja de Gaza, cristalizó como pocas veces las dos realidades que se viven en el terreno, el desprecio que demuestra el gobierno israelí -y su aliado estadounidense- por las vidas de los palestinos, las falacias del discurso de defensa legítima de Israel y la desesperación que reina en el pequeño territorio palestino.

Las marchas semanales hasta el límite establecido por Israel entre su territorio y la Franja de Gaza comenzaron el 30 de marzo pasado y terminaron ayer, en el 70 aniversario del día de la Nakba. Las protestas contra la ocupación no son nuevas -la ocupación cumplió medio siglo el año pasado- y mucho menos en Gaza, donde la mayoría son refugiados y donde desde hace más de una década gobierna el movimiento islamista Hamas, una fuerza que sigue defendiendo la resistencia armada contra Israel.

Nota completa acá

 

* Periodista especializada en política internacional. Licenciada en Ciencia Política (UBA). Magister en Seguridad Internacional (Sciences Po)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

EXTRANEWS

Panorama informativo para abonados

VIDEOS