miércoles 23 de mayo de 2018 - Edición Nº949
ExtraData » MUNDO » 26 feb 2018

Merkel busca aliarse con los socialdemócratas para formar un gobierno de coalición

La Unión Demócrata Cristiana (CDU), el partido que preside la canciller alemana aprobó el pacto con los socialdemócratas (SPD). Expectativas en torno a los afiliados para decidir si respaldan el acuerdo.


Cinco meses después de los comicios, el congreso federal de la CDU, celebrado hoy en Berlín, respaldó por una abultada mayoría el acuerdo, en una votación a mano alzada que fue precedida por un fuerte discurso de Merkel, que ratificó su compromiso con el relanzamiento de Europa y con la necesidad de dar "una nueva dinámica" a su país con "un gobierno estable".
 

Con tono autocrítico, la canciller reconoció el mal desempeño en las elecciones generales del 24 septiembre y señaló que los motivos van desde la "preocupación" que generó la acogida de cientos de miles de refugiados, a los desafíos que implica la adaptación a las nuevas tecnologías o la "inestabilidad política" de países vecinos y en Europa.

 
Previamente, Merkel alineó a sus bases. En su discurso, la canciller, vapuleada en el seno de su partido en los últimos meses, logró clausurar dos temas: la lucha sucesoria con la designación de Annegret Kramp-Karrenbauer -también llamada "Mini Merkel"- al frente del partido y la cohesión de las facciones democristianas para un Ejecutivo estable. 
 
"La responsabilidad política es algo que va mucho más allá del propio partido. La responsabilidad política no es un juego. Estamos hablando del destino de nuestra patria y servir a este país debería figurar como una prioridad en la mente de todos nosotros, muy por delante de todo lo demás", dijo frente a las críticas. 
 
A la espera de que los casi medio millón de militantes socialdemócratas den luz verde al pacto de coalición tras la consulta vinculante cuyos resultados se conocerán el próximo domingo, Merkel anunció ayer a los seis ministros designados por la CDU para el futuro Ejecutivo, cuatro de los cuales se estrenarán en un gobierno federal.
 
El anuncio también sirvió para apaciguar los ánimos internos frente al desgobierno. Entre las nuevas caras está Jens Spahn, de 37 años, del ala más derechista de la CDU, con un perfil más conservador y crítico de la línea de la líder del partido, que asumirá en la cartera de Salud.
 
Merkel defendió el reparto de carteras con el SPD, al que le corresponderán seis ministerios -entre ellos, Exteriores, Finanzas y Trabajo-, tantos como a la CDU, mientras que los otros tres serán para la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), partido hermanado con la formación de la canciller.
 

Fue justamente haber cedido al SPD el ministerio de Finanzas, una cartera de gran peso, lo que generó más fricciones internas. Pero hoy, todo logró apaciguarse.El centro de convenciones Station Berlín estaba colmado con más de mil delegados que ovacionaron el regreso de su "Mutti" (mamá), como conocen a Merkel en el país, a la arena política, luego de complicados meses de negociaciones para generar la gran coalición con el SPD. 

 
A 155 días de las elecciones generales, la canciller mostró el liderazgo suficiente para propiciar una sucesión ordenada. 
 
En los comicios de 2017, el bloque conservador se impuso como primera fuerza con un 33 %, pero perdió más de dos millones de votos, en favor de los liberales y de los ultraderechistas, que lograron ubicarse como tercera fuerza.
 
Merkel volvió a tranquilizar a sus filas: "no puede haber un Gobierno en Alemania sin contar con nosotros". Además, subrayó la necesidad de recuperar la confianza de los ciudadanos e instó a renovar el partido, tarea que le corresponderá a Kramp-Karrenbauer. 
 
En lo referente a Europa, Merkel insistió en que "Europa necesita un impulso" y que "todos los que hagan en Europa sus deberes saben que podrán contar con la solidaridad alemana" y volvió a insistir que su país tiene que contar con un "gobierno estable que proporcione en Europa capacidad de maniobra". 
 

El congreso de la CDU es un paso más en el largo camino hacia la formación de otra gran coalición, lo que está supeditado a que el pacto consiga la aprobación de las bases del SPD, cuya cúpula redobló la campaña a favor para desbloquear la formación de un nuevo gobierno. 

 
Si la mayoría de los 463.723 afiliados del SPD aprueban el pacto de gobierno en la consulta que finaliza el viernes, el resultado se conocerá el próximo domingo y al día siguiente Merkel anunciará a su gabinete completo, poniendo fin a la incertidumbre en la primera economía europea.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS