miércoles 19 de septiembre de 2018 - Edición Nº1068
ExtraData » MUNDO » 12 dic 2017

Las empresas de Cataluña confían en que el conflicto de secesión no se agravará

Aunque el 46% congeló sus presupuestos para 2018 y un 25% asegura que contratará menos personal, según un estudio publicado hoy, a nueve días de los comicios. 


"Casi la mitad de los empresarios han parado sus inversiones a la espera de las elecciones", dijo el director del informe y profesor de la Escuela de negocios Esade, Fernando Trías de Bes. 

"En este contexto, la gestión del conflicto en Cataluña en los próximos meses va a ser determinante para la economía catalana", remarcó el economista, que recogió la opinión de más de cien directivos de grandes y pequeñas empresas instaladas en la norteña región de España. 

De acuerdo con el informe, un 92% de los entrevistados considera que el conflicto de secesión seguirá igual o mejorará después de las elecciones del 21 de diciembre, que fueron convocadas por el Ejecutivo español de Mariano Rajoy. 

No obstante, el grado de preocupación económica hacia la situación y perspectivas de la empresa y sector económico en relación con los acontecimientos políticos en Cataluña es "alto o muy alto" para un 80% de los directivos, según el estudio. 

Por otro lado, un 56% afirma que sus ventas se vieron reducidas a raíz de las turbulencias provocadas por el proceso de secesión, mientras un 43% dice no haberse visto afectados. 

El promedio de respuestas sobre la variación de ventas para los meses de septiembre a noviembre es de una caída del 9,5%. Se concentraron las caídas en octubre, coincidiendo con el momento culmine del plan de secesión del ex presidente Carles Puigdemont. 

En opinión de los directivos, los motivos de este descenso en las ventas serían el desánimo o apatía por el consumo; la reducción de turismo o tráfico en el retail; la desconfianza exterior e inseguridad; las cancelaciones o diferimientos de eventos y compras; y el boicot a productos catalanes. 

Asimismo, la mayoría de los empresarios opina que la "marca Barcelona" o la proyección de Cataluña "perdió atractivo internacional". Un 98% cree que las perspectivas políticas afectan la internacionalización, por lo que piden al gobierno que salga de las urnas que "recomponga" de forma urgente la imagen de la región. 

Por otro lado, el 58% de los directivos afirma que alguna de las más de 2.000 empresas que se trasladaron fuera de Cataluña por el proceso de secesión es cliente o proveedor suyo, pero en el caso de sus propias empresas, por ahora, no tienen tomada ninguna decisión al respecto. 

La huida de empresas ha tenido una causa eminentemente jurídica para un 30%, ha sido producto de la incertidumbre (21%), o por seguir al amparo de los reguladores (19%), y no tanto debido a la presión comercial de clientes (15%).

En caso de llevarse a cabo una Declaración Unilateral de Independencia (DUI) o de seguirse, otra vez, un proceso no acordado con el estado español, un 42% de los directivos trasladaría total o parcialmente sus empresas, un 31% reduciría sus inversiones total o parcialmente en Cataluña, y sólo uno de cada cuatro directivos afirma que no afectaría a sus negocios. 

Ante esta situación, los directivos reclaman abiertamente abandonar el camino de la unilateralidad y garantizar el amparo de la Unión Europea. Los empresarios piden al gobierno español "más autocrítica y reconocer que se trata de un conflicto político", y al futuro gobierno catalán que trabaje para "crear estabilidad, mayor realismo y evitar la unilateralidad". 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS