viernes 15 de diciembre de 2017 - Edición Nº790
ExtraData » INTERNACIONALES » 29 nov 2017

Correa le marcó la cancha a Lenin Moreno en Quito

El ex presidente ecuatoriano Rafael Correa protagonizó anoche un acto improvisado en dicha localidad donde fue recibido por miles de fervorosos manifestantes que corearon su nombre y repudiaron el del actual jefe de estado. El ex mandatario lo volvió a acusar de "traición".


La concentración tuvo lugar en la popular avenida de los Shyris, frente a la sede central del movimiento Alianza País (AP) en la capital ecuatoriana, a la que Correa llegó para reunirse con líderes locales del partido y asambleístas.

Una fuente de la seguridad de la sede reveló que unos 25 asambleístas participaban en la reunión, que se celebraba a puertas cerradas mientras afuera se iban concentrando los seguidores del ex gobernante con decenas de banderas de color verde del movimiento Alianza País, algunas de Ecuador y numerosas consignas de apoyo, como también de rechazo a Moreno, que decían "Fuera Lenin fuera". 

La cita con los dirigentes, entre los que estaban el ex canciller Ricardo Patiño y la depuesta secretaria de AP Gabriela Rivadeneira, se vio interrumpida por una breve intervención de Correa a sus seguidores desde el tejado del edificio, en la que, casi afónico, volvió a repetir las consignas que sostiene desde que llegó al país la madrugada del sábado.

Este viaje, sentenció ante los militantes, es "fruto de la traición, de la agresividad de los de siempre" y aseguró que "en cada rincón de la patria" ha sentido el calor de los suyos y aseguro que "somos muchísimos más".

La presencia en lo alto del edificio por parte de Correa, con una camisa verde y Rivadeneira a su derecha, propició una ola de excitación y gritos, mientras él señalaba con el dedo hacia el sur -con dirección al Palacio presidencial de Carondelet- para indicar dónde estaba, a su juicio, el foco de la "traición", según citaron medios locales y la agencia de noticias EFE.

"Nosotros no somos los traidores, son ellos", repitió al referirse al gobierno actual, al que acusó de valerse de la lucha contra la corrupción "para tratar de perjudicarnos", lo que calificó de "imperdonable".

"Saben que jamás hemos tolerado la corrupción. ¡A no dejarnos ganar la batalla moral!", instó a los presentes, muchos de los cuales portaban carteles con la fotografía de Correa y la leyenda: "Se fue para volver".

El ala correísta de AP convocó para el próximo domingo una convención nacional partidaria, en Esmeraldas, en el noroeste del país, para decidir sus próximos pasos frente a lo que consideran la "traición" de Moreno a los principios de la Revolución Ciudadana.

Los correístas acusan al actual presidente, formalmente de su misma formación política y vice de Correa durante su primer mandato, de haberse apartado del proyecto social y económico que el ex mandatario inició cuando asumió el poder por primera vez en 2007.

En la sede de AP, la habitual fotografía del presidente Moreno fue sustituida anoche por un cartel de "#Bienvenido Rafael", mientras a sus puertas de color verde y en las rejas exteriores se agolpaban cientos de simpatizantes.

Entre los manifestantes, los organizadores repartieron una carta abierta de Correa, residente en Bélgica desde julio último, a la militancia con todos los males de los que acusa a su sucesor, y el llamamiento de que "la única batalla que un revolucionario no puede perder es la batalla moral".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS