jueves 23 de noviembre de 2017 - Edición Nº768
ExtraData » ENTREVISTAS » 6 nov 2017

#Rockout2017

“Me siento saludable para batallar”

El frontman de Eterna Inocencia y una de las voces de Los Ingobernables, Guille Mármol, repasa historia y sensaciones de cara a una nueva presentación de Bad Religion en Argentina. “Me siento con capacidad de reconocer dónde estoy, más en este presente con todas estas medidas políticas de fuerte impacto económico”, agrega.


Por: Lautaro González Amato - Director

Eterna Inocencia se formó a mediados de la década del ´90, en plena ebullición de la escena hardcore punk. Sus integrantes realizaban tareas comunitarias en un hogar de niños situado en Quilmes (sur del Gran Buenos Aires) y junto con otras bandas del estilo manifestaron su inconformismo con el modelo neoliberal que predominaba por aquellos tiempos y que hoy vuelve a resurgir.

Apegados a la filosofía del “Házlo Tú Mismo” (Do ItYourself), rápidamente aprendieron a grabar sus discos, editar fanzines y difundir las ideas a través de programas de radio realizados en emisoras comunitarias con las cuales el grupo aún tiene afinidad. Una previa imperdible.

-Recién al dialogar con algunos colegas, mencionabas un dato no menor: 22 años ininterrumpidos con Eterna Inocencia a lo que se suma la nueva propuesta de Los Ingobernables. ¿Sentís que este recital con Bad Religion es un reconocimiento para con la banda?

- Con Eterna lo vivo desdoblado totalmente. Particularmente estoy sensibilizado con Eterna por lo que significa una banda como la nuestra y gratificado con Los Ingobernables.

-Somos de la generación que escribía los temas de las bandas que nos gustaban en los viejos casetes TDK, ¿cómo te llevás con las nuevas tecnologías y los nuevos formatos para escuchar música?

-Ayer justamente estaba escuchando “Punkypatin” y Roy (guitarrista de Eterna) descubrió la función “Bluetooth” en el auto desde el celular y lo fuimos escuchando todo el viaje hasta capital. Ese disco hacía millones de años que no lo escuchaba y se vinieron montones de imágenes a la cabeza. Incluso las letras de lo que hablamos en las letras, bastante universales y temáticas que se repitieron once mil veces por desgracia. Porque había una matanza de unos pibes en un iglesia en la Candelaria en Brasil a raíz de una información que me dieron de Amnistía Internacional que me conmovió, y como esas un millón de cosas.

Me siento con capacidad de reconocer dónde estoy, más en este presente con todas estas medidas políticas que se están tomando con fuerte impacto económico. Este fuerte “olor a” ya lo vivimos.

En ese entonces transitábamos nuestros primeros pasos, ahora me toma con mucha más lectura y más acción. Pasaron más de 20 años de banda. Me siento saludable como para batallar. Adultos pero con una juventud re marcada. Ahora más que nunca tenemos que salir a tocar.

 

-Bad Religion pareciera ser ese espejo que queda entre lo viejo y la necesidad por continuar tocando y llevando el mensaje a todos lados. ¿Cuál sería el papel de Eterna ante las nuevas generaciones, teniendo en cuenta el contexto de concentración mediática y que cada vez hay menos voces disidentes?

- Te diría que es casi pedagógico. Continúan muchas bandas que siguieron tocando pero en el medio hubo un proceso que se desdibujó y hoy desgraciadamente vuelven a verse los hechos con mayor claridad. Echaron a un compañero de fábrica donde trabaja mi compañera, estuvimos tocando con los trabajadores de Pepsico y han ajustado a los jubilados. Ni hablar lo de Santiago Maldonado; por nuestro pasado tenemos una vinculación orgánica con el tema. Ahora hay que tocar. Estamos contentos de no haber dejado de tocar nunca.

- Mamapunk va a presentar una propuesta rupturista ante Bad Religion. Pareciera ser que hubo una ingeniería en el armado de las fechas. ¿Cómo pensás que el público punk va a tomar su presentación?

- Nuestro gurú, que es Agustín, el que organizó todo, es un campeón. Aplicó un concepto que me gusta: dentro del punk apeló a una característica que fue la de generar una disrupción. Vamos a ver una especie de ópera punk con referentes que empezaron a hacer eso antes que nosotros.

-¿Cuál crees que será el mensaje de Bad Religion para América Latina ante el avance de una nueva oleada neoliberal?

- Tengo mucha expectativa por intercambiar algunas palabras con la banda. A veces cuando las bandas vienen de gira llegan cansados y hay que respetar los tiempos. Me gustaría intercambiar algunas percepciones. Estamos preparando alguno materiales que llegado el caso les entregaremos a modo de presente. Hay mucha expectativa para la fecha con Eterna ya que a las 72 hs se agotaron las entradas y eso sorprendió a todos.

 

"Echaron a un compañero de fábrica donde trabaja mi compañera, estuvimos tocando con los trabajadores de Pepsico y han ajustado a los jubilados. Ni hablar lo de Santiago Maldonado; por nuestro pasado tenemos una vinculación orgánica con el tema. Ahora hay que tocar. Estamos contentos de no haber dejado de tocar nunca".

 

- Yendo al tema de Los ingobernables como nueva propuesta: ¿Qué buscaron crear con la identidad de la banda?

- Buscamos lo que no se puede encontrar hoy como “Os Mocos”, “La Banda del Cuervo Muerto”, “Familia Asesina”. Como no existen más esas bandas trato de emularlas aunque me quedo a años luz de eso. En lo estético buscamos tener dos voces que era bien hardcore y marcaba una propuesta más compleja y lírica. El que canta conmigo es mi amigo de la infancia y es la primera vez que canta en una banda. Congenio muy bien con él y me conoce como pocos. Es un pibe re picante que me remite mucho a Santiago de “Os Mocos”.

-¿Con qué se va a encontrar el público que vaya el jueves 9 de noviembre al Teatro a ver a Los Ingobernables?  

-Es media hora de show y vamos a estar tocando como veinte temas. Los Ingobernables tiene una lírica mucho más directa y combativa que Eterna. Van al mismo lugar pero por caminos distintos. Emotivamente al mismo lugar pero por senderos diferentes. Espero que vengan temprano así disfrutan de las dos bandas.      

Eterna Inocencia se presentará este martes 7 de noviembre en el Teatro Flores (Av. Rivadavia 7806) junto a Bad Religion mientas que Los Ingobernables y Mamapunk harán lo propio el jueves 9 en el mismo lugar.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS