jueves 23 de noviembre de 2017 - Edición Nº768
ExtraData » INTERNACIONALES » 3 nov 2017

Michel Temer analizó la crisis en la policía de Rio de Janeiro

Algunos de sus jefes fueron acusados de mantener vínculos con el narcotráfico y fuertemente cuestionado su gobernador, Luiz Fernando Pezao, del gobernante Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).


Temer, convaleciente de una intervención quirúrgica, recibió por la mañana al titular de Justicia, Torquato Jardim, quien desató un vendaval político al afirmar que la policía carioca es cómplice de los traficantes que controlan las favelas.

La reunión del mandatario y su ministro se realizó en el Palacio Jaburú, la residencia oficial en Brasilia, donde no hubo actividades debido al feriado prolongado por el Día de los Muertos.

Temer suspendió el descanso para tratar de un tema al que le da suma importancia, ya que al enviar a las Fuerzas Armadas a Rio para combatir a los narcos su objetivo fue hacer de esa intervención un "laboratorio" para imitar en otros estados, escribió el sitio del diario Valor Económico.

El ministro sostuvo, además, que policías corruptos cedieron informaciones anticipadas sobre operativos en las favelas, lo que desató el enojo de la gobernación de Rio de Janeiro y causó tensión dentro de la coalición oficialista, reportó la agencia ANSA.

El titular de la Cámara de Diputados, el influyente legislador carioca Rodrigo Maia, criticó al ministro Jardim, lo que sumó otro factor de fricción a los ya existentes dentro de la alianza oficialista. 

Es que el ministro Jardim no sólo acusó a la policía de Rio de Janeiro de estarse "quedando con el narcotráfico. (Porque) los principales narcos están presos", sino que dijo que esa situación no mejorará mientras esté el actual gobernador Pezao, del oficialista PMDB.

El ministro sostuvo el martes pasado que en el estado de Río "no hay comando" y que con el actual gobernador Pezao, "no será posible" que la situación mejore. "Solo en 2019 con otro gobernador", continuó, podría haber un cambio.

Las declaraciones del ministro generaron un terremoto político en el oficialismo y fueron rebatidas por el gobernador de Río. En un comunicado, Pezao sostuvo que "el gobierno del Estado y el comando de la Policía Militar no negocian con criminales".

El gobernador agregó que el comandante de la policía de Rio, Wolney Dias, "es un profesional íntegro" y que Jardim nunca lo buscó "para tratar de los asuntos (narcotráfico) que habla el ministro".

Rio de Janeiro enfrenta una crisis de seguridad que se vio agravada después del fin de la Copa del Mundo 2014 y de los Juegos Olímpicos del año pasado. Asimismo, el Estado atraviesa una profunda crisis económica que llevó a las autoridades a declarar el año pasado el virtual estado de bancarrota. 

Debido a la violencia que enfrenta la ciudad, la más turística de Brasil y la segunda en tamaño con 6,5 millones de habitantes, el Gobierno nacional autorizó a fines de julio el envío de una fuerza de 10.000 efectivos, de los cuales 8.500 son miembros de las Fuerzas Armadas, que permanecerán en la ciudad hasta 2018.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS