viernes 24 de noviembre de 2017 - Edición Nº769
ExtraData » POLITICA » 26 oct 2017

CFK: "Doctor Bonadio: de usted no espero Justicia"

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que la acusación en su contra por supuesto encubrimiento del atentado a la Amia "es el disparate más grande" que escuchó en su vida.


Además CFK advirtió al juez federal Claudio Bonadio que no espera justicia de su parte, al ser indagada a raíz de la denuncia hecha en su contra por el fallecido fiscal Alberto Nisman.
 
"Doctor Bonadio: de usted no espero Justicia, pero confío plenamente que cuando en la Argentina se restituya el Estado de derecho, tan dramáticamente afectado hoy por la espuria y desvergonzada relación entre el poder político y el poder judicial, la Justicia que reclamo finalmente se proveerá", apuntó al juez la ex presidenta en un escrito.
 
Al inicio de la audiencia y tras escuchar la lectura de las acusaciones en su contra a raíz de la firma del Memorándum de Entendimiento entre Argentina e Irán por el atentado a la Amia, la senadora electa habló ante el juez y el fiscal Eduardo Taiano sin responder preguntas, explicaron a Télam fuentes judiciales.
 

"Si el hecho criminal que está caracterizado como tal por este juzgado es el que se me acaba de leer, debo decirle que es el disparate más grande que escuché en mi vida. Se reseñó como hecho criminal la firma de un acuerdo internacional entre dos países, en este caso la República Argentina y la República islámica de Irán", arrancó apenas terminó de escuchar las acusaciones, según el acta de la audiencia que corrigió cuatro veces antes de firmar.

 
Además, dijo que lo que se le leyó, "además de un gran disparate, constituye un hecho de persecución política" y sostuvo que se da incluso "con la paradoja de que el que me cita hoy a esta declaración indagatoria fue separado de la causa de encubrimiento de Amia".
 
La ex presidenta aludió a "una nueva maniobra de encubrimiento" del atentado y la consideró "tan disparatada" como la acusación en su contra, basada en la denuncia presentada por Nisman en enero de 2015.
 
El entonces titular de la UFI AMIA aludió a un "plan criminal" destinado a dotar de "impunidad" a los cinco ciudadanos iraníes con pedido de captura internacional que tenía como fin último lograr el cese de las circulares rojas de Interpol a cambio de beneficios comerciales con Irán.
 
"Debo también informar a este jugado que normalizar las relaciones entre los países que forman parte de Naciones Unidas, nunca puede ser un objetivo criminal. No existen relaciones anormales entre los países. Por lo tanto, no hubo ningún acuerdo entre ambos países para normalizar relaciones, porque ya eran normales en términos jurídicos y de derecho internacional", expuso al respecto la ex presidenta.
 
Y remarcó que "el objetivo del acuerdo celebrado entre ambos países" era lograr la declaración indagatoria de los acusados. En el escrito que firmó junto a sus defensores Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, la ex presidenta negó "expresa y taxativamente haber cometido una conducta ilegal".
 
"Quien fuera mi canciller, Héctor Timerman, como yo misma, no tuvimos ningún otro propósito al suscribir el Memorándum de Entendimiento que lograr un avance mediante la toma de declaraciones a los imputados iraníes, única forma de que la investigación en curso saliera del punto muerto en que se encuentra", agregó en ese texto.
 
También, sostuvo que tanto ella como el ex canciller han sido "víctimas de difamaciones y hostigamiento". Tanto por escrito como al exponer en el juzgado, la ex presidenta aludió a que Bonadio fue denunciado por el fiscal Nisman como parte de un supuesto "complot" para apartarlo de esa pesquisa.
 
"Quiero señalar, doctort Bonadio, que usted fue imputado por ser parte del encubrimiento al atentado a la AMIA y apartado de la investigación de dicha causa por tal motivo", le dijo la ex presidenta al magistrado.
 
"Usted paralizó esa investigación durante casi cinco años. Usted fue acusado de proteger a otros acusados, de encubrir a (el ex ministro del Interior durante la gestión menemista, Carlos) Corach, de proteger (Jorge "Fino") Palacios, de ser parte de un complot para alejar al fiscal Nisman de la investigación del atentado a la AMIA e incluso de pretender atentar contra la integridad física del fiscal y de su familia", puntualizó.
 

Con la declaración de la ex presidenta terminó la ronda de indagatorias ordenada por Bonadio en la causa basada en la denuncia del luego fallecido fiscal Alberto Nisman, con lo cual el magistrado quedó en condiciones de resolver la situación procesal de todos los acusados.

 
Además de Kirchner, en este expediente fueron indagados su ex canciller Héctor Timerman; los ex secretarios general de la Presidencia Oscar Parrilli, y Legal y Técnico, Carlos Zannini; el referente del partido MIles Luis D'Elía; el diputado Andrés Larroque y la ex procuradora del Tesoro Angelina Abbona, entre otros.
 
Cristina Fernández de Kirchner llegó a los tribunales federales de Retiro a las 9.55 e ingresó por un acceso lateral que da a la calle Letonia, junto al Correo Argentino, sin hablar con la prensa.
 
El edificio de Comorodo Py 2002 amaneció hoy custodiado por Gendarmería Nacional que impuso un doble vallado sobre la calle Letonia, en la parte posterior del edificio, y su cruce con esa avenida y se impidió el acceso.
 
La seguridad se reforzó en una jornada atípica para los tribunales de Comodoro Py 2002 con la presencia simultánea de dos ex presidentes: Cristina para su indagatoria y el actual senador y ex presidente Carlos Menem, quien tuvo que asistir por primera vez al juicio en su contra por presunto desvío y encubrimiento de la investigación del ataque terrorista del 18 de julio de 1994.
 
Este debate ingresó en la etapa de alegatos finales y tiene a Menem en el banquillo de los acusados.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS