viernes 24 de noviembre de 2017 - Edición Nº769
ExtraData » INTERNACIONALES » 24 oct 2017

Pueblos originarios reclamaron en Londres amparo legal internacional

Representantes indígenas de 14 países denunciaron la falta de compromiso en la lucha contra la deforestación. Además "solicitaron a la sociedad global" mayor inversión contra el cambio climático.


La coalición internacional de indígenas, formada por comunidades locales de México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Venezuela, Brasil, Congo e Indonesia, junto a varios investigadores de organizaciones climáticas presentaron hoy un estudio sobre las inversiones contra el cambio climático y los nuevos riesgos para los bosques que expone la escasa inversión destinada a combatir la deforestación y su "devastador efecto" para los pueblos originarios.
 
Según alerta el informe, desde 2010 las inversiones que provocan la destrucción a gran escala de los bosques y, por tanto, emisiones masivas de carbono son 39 veces más grandes que el dinero canalizado para la protección forestal, reportó la agencia de noticias EFE.
 

Incluso, la plata invertida en disminuir la deforestación representa sólo un 2% de los 167.000 millones de dólares destinados a reducir las emisiones de carbono, según advirtió Franziska Haupt, consultora en Climate Focus, una empresa asesora en cambio climático.

 
"El sector privado y los gobiernos invierten mucho más en agricultura, uno de los principales causantes de la deforestación. Necesitamos más dinero para salvar los bosques", explicó Haupt en el acto celebrado en la sede de la Royal Society.
 
"Si no hay bosques, no habrá economía que sobreviva", destacó, por su parte, la coordinadora ejecutiva de la Articulación Nacional de la Población Indígena de Brasil, Sonia Guajajara, quien además recordó que una parte de los productos consumidos en Occidente vienen de los conflictos que, matizó, "matan a mi gente".
 
En ese sentido, los líderes indígenas hicieron un llamamiento a reconocer sus derechos como habitantes de esos bosques y reclamaron entablar un "diálogo directo" con los
representantes políticos para llegar a acuerdos que permitan asegurar la vida y la sostenibilidad de la "madre tierra".
 

Y es que solo 21 de los cerca de 188 países firmantes del Acuerdo de París incluyeron a la población indígena y a las comunidades locales en sus planes nacionales para reducir las emisiones de dióxido de carbono.

 
A su juicio, ellos son "la mejor garantía para la estabilidad climática", ya que "donde los derechos de los indígenas están a salvo, los bosques están bien protegidos". En un comunicado conjunto, estos grupos reivindicaron que el conocimiento tradicional de la población indígena y sus tecnologías "deben ser reconocidas, incluyendo la protección de herencia y los derechos de propiedad intelectual".
 
Los representantes denunciaron también la muerte de 200 activistas que defendían los bosques en 2016, una cifra que "va en aumento" según reveló la ONG londinense Global Witness.
 
Por eso, exigieron también a los estados adoptar todas las medidas necesarias para frenar la criminalización, la violencia y los asesinatos de los líderes indígenas.
Todas estos reclamos fueron expuestos dos semanas antes de la Conferencia sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, que tendrá lugar en noviembre en la ciudad alemana de Bonn.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS