jueves 23 de noviembre de 2017 - Edición Nº768
ExtraData » INTERÉS GENERAL » 12 oct 2017

#DDHH

Miguel Etchecolatz ante un nuevo jucio

El detenido represor y ex director de Investigaciones de la Policía Bonaerense en la última dictadura enfrenta un nuevo juicio oral y público en medio de reclamos a los gritos de familiares de las víctimas.


En este caso, se juzgarán los crímenes de lesa humanidad cometidos contra 125 víctimas secuestradas en la División Cuatrerismo de la Brigada Güemes, en el partido bonaerense de La Matanza y en la comisaría 1a. de Monte Grande, en el partido de Esteban Echeverría, durante la última dictadura.

El represor -sobre quien ya pesan anteriores condenas a reclusión perpetua- fue trasladado desde la cárcel de Ezeiza a los tribunales federales de Retiro para asistir a la primera audiencia ante el Tribunal Oral Federal 6, en la sala de audiencias conocida como "AMIA", que fue colmada por organismos de derechos humanos y familiares de víctimas.

Al ingresar al recinto, familiares y militantes de organismos le reclamaron a los gritos que revelara el paradero de las víctimas y exhibieron un cartel que el Tribunal les ordenó bajar antes de iniciar la audiencia.

Los jueces Julio Panelo, José Martínez Sobrino y Fernando Canero juzgan a Etchecolatz y a otros ocho procesados por crímenes de lesa humanidad cometidos contra 125 víctimas, cuyos casos fueron recordados uno por uno en la lectura del dictamen de elevación a juicio hecho por el fiscal que los investigó, Federico Delgado, junto al juez Daniel Rafecas.

Etchecolatz, vestido de azul y en silla de ruedas, se situó junto a sus abogados y, a sus espaldas, familiares de víctimas le reclamaron por sus parientes y también por Julio López, el testigo-víctima desaparecido en el 2006, después de declarar en uno de los juicios en los que el represor fue condenado a reclusión perpetua.

Una de las asistentes llegó a sacarse la remera y quedó semidesnuda, mientras lo inquiría sobre sus padres desaparecidos. 

Etchecolatz es juzgado junto a los ex subinspectores de la Bonaerense en la dictadura José Madrid y Guillermo Ornstein y los otros ex miembros de esa fuerza Angel Salerno, Carlos Tarantino, NIldo Delgado, Alberto Bulacio y Daniel Mancuso. También se juzga al ex jefe del Regimiento de Infantería de La Tablada, Federico Minicucci.

Todos están acusados por delitos de lesa humanidad, entre ellos, privación ilegítima de la libertad agravada y tormentos agravados. A Etchecolatz se lo acusa, además, de tres homicidios y a Minicucci de uno.

Otros cuatro acusados en esta causa fallecieron o fueron apartados del proceso por razones de salud antes del comienzo del debate oral y público que comenzó hoy. 
Entre las particularidad de este juicio, una de las querellas es la Asociación Gremial del Subte y Premetro (AGTSyP), en el caso del secuestro y desaparición en 1976 de José Martín Mendoza, quien trabajaba en ese medio de transporte de la ciudad de Buenos Aires.

Mano derecha de Ramón Camps, jefe de la Policía bonaerense durante la última dictadura, Etchecolatz recibió ya seis condenas por crímenes de lesa humanidad -la primera de ellas en 1986, hace ya 31 años- y está procesado en una decena de causas judiciales más.

Entre las condenas anteriores, en 1986 fue sentenciado a 23 años de prisión en la llamada causa 44 o Camps; en 2004, a 7 años de prisión (luego reducida a 4) por la apropiación de la hija de una pareja de desaparecidos; en 2006, a reclusión perpetua en la denominada causa Etchecolatz; en 2012, a igual pena en el juicio Circuito Camps (que acumuló varias causas); en 2014, a perpetua por los crímenes de "La Cacha" y en 2016, a 25 años de prisión por el secuestro y las torturas a una pareja desaparecida.

En las diversas causas en las que fue investigado, se comprobó que él fue jefe directo de al menos 21 centros clandestinos de detención que funcionaron en la provincia de Buenos Aires durante la última dictadura.

En agosto pasado, el Ministerio de Seguridad bonaerense, a través de la Auditoría General de Asuntos Internos, exoneró a doce integrantes de la Policía de la provincia de Buenos Aires, entre ellos a Etchecolatz.

El 14 de julio pasado, el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata otorgó por mayoría el beneficio de la prisión domiciliaria a Etchecolatz en dos causas de esa jurisdicción, aunque siguió tras las rejas a disposición de otros dos tribunales.

El juicio iniciado hoy considera los crímenes de lesa humanidad cometidos en centros clandestinos de detención que funcionaron en la órbita de la División Cuatrerismo de Policía bonaerense, en la zona de Puente 12, en el cruce de Camino de Cintura y Autopista Richieri, partido de La Matanza. 

También conocido como Brigada Güemes, este circuito represivo dependía de la Dirección General de de Investigaciones de la Bonaerense, con sede en La Plata y lo integraban la División Cuatrerismo, el Destacamento de Infantería, la Sección Canes, el Destacamento de Caballería y la Agrupación de Bomberos.

El juicio recién iniciado también contempla delitos cometidos en la Comisaría 1era de Monte Grande, ubicada en la calle Santamarina 474 de esa localidad, que funcionó como centro clandestino de detención entre julio de 1976 y octubre de 1978.

En el requerimiento de elevación a juicio del fiscal Delgado, se consideró acreditado que allí fueron alojadas personas trasladadas desde otros centros clandestinos de detención, entre ellos la ya mencionada División Cuatrerismo y El Vesubio, que utilizaba el Ejército, situado cerca de la Brigada Güemes.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS