viernes 24 de noviembre de 2017 - Edición Nº769
ExtraData » INTERNACIONALES » 11 oct 2017

#Ecuador

Fuerte tensión entre Correa y Lenin Moreno

La consulta popular planteada por el presidente de Ecuador incluye la eliminación de la reelección indefinida. Ahora,el ex mandatario Rafael Correa, lo califica de "mediocre" y "traidor".


Correa se propone regresar al país para impulsar una Asamblea Constituyente que lo destituya y adelante las elecciones. 

Con esa reelección indefinida, hoy vigente en Ecuador, Correa plantea volver a presentarse como candidato presidencial, en medio de una fractura de la gobernante alianza PAIS que ya es un abierto enfrentamiento entre opositores. 

Otro punto clave del enfrentamiento de los ex aliados Moreno y Correa es el vicepresidente encarcelado Jorge Glas, acusado de corrupción, defendido a capa y espada por Correa, a quien el mandatario le quitó todas sus funciones luego de las duras críticas que le formulara su vice, y a quien ahora la oposición quiere llevar a juicio político aprovechando la división de la bancada oficialista, mayoritaria. 

"Es terrible, es tremendamente doloroso, tremendamente ingrato, tremendamente injusto. Esta gente está aplicando el programa de la oposición, nos está persiguiendo, nos está haciendo quedar como corruptos, como inútiles (....) Es una deslealtad, una ingratitud terrible y se atreven a decir que no están traicionando a la revolución cuando cuestionan el manejo económico, que ha sido extraordinario", declaró Correa en una entrevista publicada por el diario local El Expreso.

Consultado por si piensa volver a la política, Correa respondió que su intención era retirarse "al menos por algunos años y probablemente de forma definitiva" pero advirtió que "si siguen destruyendo lo logrado" deberá "volver como candidato".

"Yo quería retirarme al menos por algunos años y probablemente de forma definitiva (...), pensaba retirarme y estaba tan calmado, que dije: ganamos gracias al pueblo ecuatoriano, (tenemos) mayoría en la asamblea (legislativa), ganamos la presidencia y ahora es peor que si hubiera ganado la oposición, con mucha más maldad, con mucha más mentira, con mucha más desvergüenza", dijo.

Y agregó: "Si siguen destruyendo lo logrado, vamos a impulsar una Asamblea Nacional Constituyente, y si se impulsa esa Asamblea Nacional Constituyente, tendré que volver como candidato, eso me va a costar muchísimo a nivel familiar (con su esposa belga vive ahora en Bruselas), pero entiendo claramente la responsabilidad que tengo ante la historia".

A todo esto se añade el acercamiento de Moreno con el Fondo Monetario Internacional y la inclusión en la consulta popular propuesta para los próximos meses de una pregunta que apunta a derogar la Ley de Plusvalía de Correa, que impone que las ganancias extraordinarias producto de obras de infraestructura del Estado sean redistribuidas socialmente.

Todo esto hizo estallar la unidad de la oficialista alianza PAIS, la que ahora atraviesa su peor momento político. Esa mayoría parlamentaria está dividida, según el diario local El Telégrafo, por la consulta popular y el pedido de juicio político contra el vicepresidente Glas, que reactivó la oposición esta semana. 

En el Parlamento hay tres grupos que conviven bajo el paraguas de PAIS: en el primero hay 35 asambleístas devotos del ex presidente Correa. Otros 21 diputados se alinean con Lenín Moreno, pero también hay un tercer grupo de "indecisos" de 18 miembros, que hasta ahora no se pronunciaron públicamente.

Los correístas no aceptan que en la consulta al pueblo se pregunte sobre la eliminación o no de la reelección indefinida; para ellos eso significa poner fin a una nueva candidatura del ex presidente. 

Tampoco están de acuerdo con otra pregunta sobre cesar o no a los siete consejeros del Consejo de Participación Ciudadana. En cambio, los 'morenistas' apoyan al Presidente y a todas las preguntas de la consulta. 

Los correístas tampoco quieren oír nada sobre la interpelación al vicepresidente. Ellos creen que la justicia debe seguir el proceso. José Serrano, presidente de la Asamblea, trató de apaciguar los ánimos entre ambas facciones para llegar a algunos acuerdos. Sin embargo, la bancada no respondió a sus iniciativas.  

El sábado pasado, durante la conmemoración de un nuevo aniversario de la Constitución de Montecristi, Serrano pidió al vicepresidente Glas que diera un paso al costado, -ya que formalmente no renunció a su cargo, aunque ya fue sustituido- porque la situación era insostenible. 

Sin embargo, el segundo hombre de la fórmula presidencial aún no ha respondido, y espera quedar en libertad la semana próxima en la audiencia de preparación del juicio en su contra. Pero el juicio político contra Glas tiene un camino largo por recorrer. Debe ser habilitado por el Consejo de Administración Legislativa (CAL, con mayoría del oficialismo) y aprobado o no por la Corte Constitucional. Allí, de los nueve jueces, siete son "afines al correísmo", afirma la oposición.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS