lunes 25 de septiembre de 2017 - Edición Nº709
ExtraData » ENTREVISTAS » 8 sep 2017

Mutek, encuentro de arte y tecnologías en el Centro Cultural Néstor Kirchner

Exponentes de la música electrónica y el arte digital como Herman Kolgen, Mathew Jonson, Nicola Cruz, Nonotak y Sonja Moonear y artistas emergentes, participarán este mes en el evento.


La serie de actividades que se desarrollarán entre el martes 22 y el jueves 24 de septiembre en distintas salas del edificio de Sarmiento 151, tuvo su génesis hace 18 años en Montreal (Canadá) y luego se extendió por México, España, Japón y Argentina, donde ahora es programado bajo la exquisita mirada del Dj y productor Gonzalo Solimano.

"Más que el artista que presenta la obra, es la obra la que presenta al artista", manifiesta Solimano, que además se encarga de curar los talleres de capacitación y shows audiovisuales de música electrónica y arte digital del espacio ArtLab del CCK, en un intento por definir de qué se trata el Mutek.

Esta versión del festival se desarrollará nuevamente en el país a diez años de sus dos únicas presentaciones, mucho menos ambiciosas y que no contemplaban, por ejemplo, ni siquiera la posibilidad de que un músico se conectara a un satélite de la NASA y compusiese en vivo y en directo a través de las vibraciones del planeta, como ocurrirá en esta ocasión con la presentación del canadiense Herman Kolgen.

Es que Mutek desembarcará en Argentina abrazando un plan de desarrollo a cinco años que abarca, entre los objetivos principales, atraer arte digital, música experimental y performances, y profundizar la integración y el diálogo entre artistas y ediciones de distintos puntos del planeta.

Para alcanzar o al menos acercarse a sus cometidos, entre los que Solimano destaca el hecho de "que no sólo vean a la música electrónica como entretenimiento", se diagramarán las actividades del encuentro de creatividad digital en cuatro espacios diurnos y gratuitos y uno nocturno, con abono, donde ofrecerán shows distintos artistas.

En el área profesional Digi_Section se abordarán los talleres, mesas redondas, presentaciones, encuentros privados con artistas y demos; los programas contemplativos audiovisuales y experiencias inmersivas en la relación entre imagen y sonido tendrán su lugar en A/Visions; y en el espacio Play se vivirán las performances y experimentaciones de jóvenes productores y artistas internacionales. 

El cronograma diurno que se diagramó parcialmente con los resultados de una convocatoria por Internet para artistas, se completa con la cuarta sección Experience, que se llevará a cabo el último día del festival y que apuntará a difundir nuevos artistas y formas de expresión; en tanto en Nocturne -única propuesta nocturna y con abono- ofrecerá actuaciones orientadas al ritmo y la pista de baile en Crobar.

Gonzalo Solimano, director artístico de Mutek, explicó el fenómeno de la música electrónica.

-¿Qué objetivo persigue el proyecto de Mutek a cinco años?

-Gonzalo Solimano: El de mover el foco, la percepción que tiene la gente sobre la música electrónica, que vivió una crisis global muy grande, y particularmente en Argentina la vimos a raíz de las malas noticias. Pero la realidad es que eso es sólo un segmento de la música electrónica; también se desarrolla en otros planos como el cultural y el artístico, en muchos países encontrás música electrónica y arte digital en salas de museos, y acá tenemos que fomentar eso.

-¿A qué considerás que se debe la crisis que atraviesa?

-GS: Es una crisis global que tiene que ver con el consumo de drogas y es ajeno a la música. Se ve más en la electrónica por los hechos que ocurrieron pero sucede en todos los ámbitos. No hay que mezclar esta problemática social con la música, el arte y la cultura.

-Pero es común que se asocie la lisergia a la música electrónica...

-GS: También ocurrió con el rock, con la música minimalista y si lo llevamos a determinadas cosas del folclore y del tango también lo tuvo. No hay que estigmatizar a la música electrónica. Hoy tiene un protagonismo a nivel global y una cantidad de seguidores que antes no tenía, y los accidentes son más notorios por la cantidad de gente. La forma en la que se alineó Mutek, los valores, el entorno y la forma en la que se presenta no da lugar a que sucedan estas situaciones.

-¿Cómo le explicarías a la gente que no está familiarizada con esta movida qué es la música electrónica?

-GS: Es una experiencia, a diferencia del formato canciones que uno persigue las letras y las melodías, es algo mucho más sensorial y va de la mano con la iluminación y los videos, como funciona el teatro con la escenografía. Tiene muchos años y se desprende de la electroacústica. Está embebida de otros géneros como el rock y el pop a través de los sintetizadores, lo que generó que muchas corrientes underground vieran la luz creando tribus con costumbres diferentes pero con un espíritu compartido de libertad, que genera una comunidad a través del sonido. Hay que acabar con el mito de que solo es una. 

-Además de músicos locales e internacionales, la programación también le da espacio a artistas expatriados como Lucas Gutiérrez o Jonas Kopp ¿es más fácil para un artista de música electrónica encontrar su camino fuera del país?

-GS: Cuando un artista vive en Europa es mucho más simple generar shows y tiene más a mano una escena que tiene que ver con un intercambio cultural de mucho más tiempo. Si un artista local quiere hacer un tour en Europa lo tiene que programar con un nivel de esfuerzo mucho más grande. Es nuestro trabajo también como productores generar que todos los artistas puedan tener trabajo acá.

-¿La escena local está dormida?

-GS: No. Estaba dormida hasta hace un par de años. Hoy estamos viviendo un despertar a través de distintas acciones y de los artistas que están más inquietos que nunca. El festival va a contribuir a esta realidad de la que estamos hablando, con distintas ediciones y otros formatos y talleres además del encuentro anual.

-¿Estos programas ayudan a legitimar la música digital?

-GS: Sí, es academizarla. Si queremos que el nivel cultural en relación a la música electrónica se eleve, el conocimiento es clave y en parte es poder manejar sintetizadores y samplers. El objetivo es que no sólo vean a la música electrónica como entretenimiento sino con otro tipo de instigaciones para relacionarse desde otro lugar. Y esto es también lo que ofrecemos en ArtLab.

-¿Cuáles son los desafíos con los que se choca hoy la música electrónica?

-GS: El mayor desafío es cambiar la mirada que se tiene de ella, que no es solamente lo que se cree que es a nivel masivo, es un movimiento cultural muy grande y hay que mostrar todas las aristas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS