lunes 25 de septiembre de 2017 - Edición Nº709
ExtraData » ENTREVISTAS » 17 ago 2017

Palo Pandolfo

"Somos colonialistas colonizados"

Así se refirió el cantante popular para caracterizar la génesis argentina, donde pasado y presente se chocan continuamente. Además, contó cómo fue grabar Transformación, su último disco con la Hermandad.


Por: Javier Tucci // revistappv.com.ar

Pandofo habló sobre sus inicios musicales en el barrio de Flores con Sempiterno y Don Cornelio y de su paso por el grupo de acción poética los Verbonautas. Hasta hubo tiempo para un análisis político y sociológico sobre esta patria o muerte de todos los días, el #NiUnaMenos y un adelanto del show que darán en el Kónex el próximo 24 de agosto.

“A luchar y a correr, a no dejarse sorprender por la depresión fatal”

Con el correr de los años, Palo Pandolfo fue mudándose de piel y supo estar a la vanguardia musical de cada década. Oscuro en los ’80 con Don Cornelio y la Zona en un proceso posdictadura; frenético rocker arrabalero con los Visitantes durante los ’90 del menemismo y trovador camaleónico del nuevo siglo. Y llegamos a las postrimerías de las segunda década de este 2000 y Palo continúa mutando, esta vez de regreso a un sonido más rock.

Palo aparece todo el tiempo, y no sólo en mi Spotify que ha llegado a salvarme como un hípercandombe cuando ya no hay esperanzas en la ciudad. Ya es una marca registrada de lo que simboliza el arte coherente, consciente y político de este país, siempre del otro lado de la vereda del mercado opresor. Sin vacilar, nos introduce inmediatamente en esa troupe del sur de la ciudad que respira Roberto Arlt, Cátulo Castillo e historias que van de Flores a Pompeya y a zapadas unidas al fuego de amigos y familia en Paso del Rey e Ituzaingó, allá en el oeste, donde siempre estará el agite.

Palo necesitó ser un maldito en épocas donde la paranoia fue quizás nuestro peor enemigo y no reniega de eso, porque sabe que la luz es más poderosa para transformar la vida, la suya, la de su familia y la de todxs nosotrxs

-¿Es la primera vez que grabás un disco en toma caliente (en vivo)?

-Un disco que grabamos varios temas en vivo fue Patria o Muerte de Don Cornelio, algunos temas de Salud Universal de Visitantes también, pero creo que un disco entero y como concepto es la primera vez.

Grabar cinco personas juntas en medio de un mundo hostil donde nos estamos comiendo los unos a los otros, si esa intensidad, esa comunicación y ese Groove que hace que nos contagiemos de la naturaleza de la canción no genera un hecho artístico, por lo menos es un hecho antropológico. Juntando cinco especímenes encerrados en un estudio con herramientas sonoras producen ante todo un hecho humano.

-¿Qué le aporta al artista y al público en general la película sobre la grabación de transformación que realizó Iván Wolovik?

-Estábamos en la pre producción del disco y ahí es donde entra Ivan Wolovik, porque había visto un video de Pablo Dacal hecho por Iván y Pablo enseguida me pasó el contacto porque quería hacer un video del disco anterior Esto es un abrazo, algo que sea casual o fresco, y para eso Iván es un gran documentalista y ha hecho un montón de laburos de primeras tomas, y eso me cerraba. Fue entonces que lo llamé y nos conocimos con Iván, quien resultó ser un fan mío que tenía una filmación de mi primer show solista en Córdoba en 1994. Con el tiempo fue él quien se acercó y me dijo si lo dejábamos ingresar con la cámara al estudio para hacer un registro audiovisual y comenzó a grabar con una estéreo portátil y, al cabo de unos días, nos dijo que tenía un re material. Se había metido hasta los huesos con lo que pasaba ahí adentro en el estudio hasta el punto que un día nos dijo ‘acá tenemos una película’. Y ahí me di cuenta que el chabón es un cineasta consumado. Él construye un relato, su relato, la película es la visión de él de lo que hicimos nosotros.

-En la estética de Transformación hay algo Kafkiano, se vislumbra una metamorfosis, ¿qué nos quisiste decir?

-¡Hay algo que es bastante denso! Con mi mujer llegamos a comprar un terreno y construir una casa, y cuando nos instalamos en esta nueva casa con nuestros hijos empecé a sentir algo extraño y le dije a ella…’estoy denso’. Imaginate que yo venía de hacer el Ritual y después Esto es un abrazo, que son discos netamente luminosos. Y justamente la paternidad, una pareja de amor, mucha expansión… y de repente me sentí denso. Y le dije a ella, que es artista visual, que me sentía así, ella me respondió: ‘si estás denso, escribí denso’. A lo que dije ¡Wuauuu, como antes! (RISAS). Tengo tres hijos y hace ya un largo tiempo que enfoqué en el lado luminoso de la vida, sin dejar de lado una visión crítica del mundo, siempre tratando de tener el vaso medio lleno porque después mis hijos van a estar escuchando la canción bailando en el living. En transformación, el disparador fue aquella pequeña charla con Verónica y vi la luz oscura, por eso existen en el disco canciones como Drácula, el conquistador, la fuga y otros temas que son densos.

-Y esa densidad te llevó otra vez a reencontrarte con el rock…

-Diría que con La Hermandad hay un retorno al rock, porque también lo podés encontrar en Esto es un abrazo. Luego del Ritual armamos La Hermandad con Mariano Mieres con el objetivo de rockearla y es por eso que Esto es un abrazo tiene canciones rock versión siglo XXI. El disparador del sonido más eléctrico y rabioso de transformación son los temas del primer disco Dame luz, Madre computadora y Ando Adelante. Adoro a transformación, me encanta esa energía y calidad que pudimos captar y, esto hay que decirlo, con apoyo de una compañía, porque Esto es un abrazo lo grabé de manera autogestiva fundiéndome, poniendo lo último que tenía, mientras que para Transformación acordamos con Alejandro Varela (Productor y Mannager) de S-Music, que es una compañía argentina que tiene distribución por Sony. Un segundo disco para mi es vital, pero el objetivo ahora es enfocarme en el tercero de La Hermandad, no veo la hora ponernos a laburarlo para dentro de un año.

Tener el apoyo de la compañía hoy es vital; recuerdo que en Patria o Muerte de Don Cornelio y Espiritango de Visitantes la compañía no nos apoyó un carajo. A Patria o Muerte lo odiaban y en Espiritango se había disuelto la compañía y no sabíamos dónde estábamos parados. Después de treinta años puedo manejar las piezas como para que todo no se vaya al carajo, aunque igual… todo se va al carajo (RISAS).

-En tu Facebook anunciaste el show del 1 de julio en el Teatro Gran Rivadavia como Transformación Ciudadana ¿Hubo un guiño a alguien de la política con esa frase?

-¡Jajajajaj, salió de adentro viste! Lo que pasó es que hace un par de meses hice unos flyers de Transformación Suburbana, que sería la gira Suburbana. Y por eso le metí Transformación Ciudadana al show del Gran Rivadavia, para que se entienda que también transformamos la ciudad.

Para aquellxs que no los conocieron, ¿de qué se trataba y quiénes conformaron aquel grupo de acción poética que eran Los Verbonautas?

Un lugar de expansión para los Visitantes fue La Luna, un pub de Palermo que estaba situado en Cabrera y Medrano. Al crecer la banda en convocatoria la gente de la Luna me piden un show y les dije ‘nos queda chico el lugar… se agrandó Chacarita´ (RISAS). Y fue así que se me ocurrió hacer un encuentro-recital de poesía con amigos para generar un evento con muchos conocidos de la ruta, como por ejemplo el poeta cordobés Vicente Luy, Eduardo Nocera, Osvaldo Viña, que es un amigo de la noche de Merlo, Tom Lupo, Gabo Ferro, Pablo Forino, Hernán Pan que lo conocí por Ariel Minimal, etc. Fue entonces que armamos dos encuentros de poesía en La Luna y ahí valía todo, experimentación y delirio. En ese momento, recuerdo que estaba el Corto Alessandrini del Rojas, amigo mío de la secundaria, y le conté el proyecto y le pedí editar un libro. En ese ambiente se dio esto de los verbonautas o atentados poéticos del comando literario. Íbamos a recitar poesía a lugares donde nadie esperaba que eso ocurra como, por ejemplo, restaurantes, clubes, boliches, muestras de arte, lugares donde más o menos sabíamos no nos iban a pegar.

-¿Cómo era tenerlo de vecino Peteco Carabajal en Paso del Rey?

-Ahí es donde te conté que pedí el crédito en el año ’97, justo cuando se murió mi vieja y mi hermana, y mi vida se puso sombría y tuve que tener una respuesta ante la muerte. En esa casa nació mi primera hija, luego me separé. A los dos años de estar ahí el casero de la casa quinta de enfrente, que era un demente, me dice: ‘se vendió la casa y viene a vivir Peteco Carabajal’. Yo pensé ‘este demente delira, delira’. Y a la semana apareció Peteco y nos hicimos buenos vecinos y amigos.

-¿Se juntaban a zapar?

-A charlar sobre todo, y eso que es una persona que habla poco. Pero conmigo se hablaba todo, no como yo que me pongo a hablar con cualquiera, y que se me pone a hablar la vieja linyera, el demente en el bondi y yo hablo y hablo y hablo. Y con Peteco pasaba algo parecido y me encantaba escucharlo, porque me gusta hablar pero también escuchar. Aprendí a escuchar, sé preguntar…

-¿Te ha costado escuchar?

-No, porque soy un investigador, me gusta preguntar, te saco data, quiero saber qué apellido tiene tu vieja, las líneas identitarias, de dónde vienen los abuelos, lo que pasaba en el barrio, siempre estoy jodiendo a la gente preguntando cosas; y con Peteco logré tener conversaciones maravillosas. Compartí alguna guitarreada en cumpleaños y cenas. Recuerdo una noche en la que había una gran mesa con parejas y familia, entre los que estaban Demi y Homero Carabajal, el hermano y el hijo de Peteco. En un momento, estaban los tres tocando la guitarra y de repente siento y vibro en medio de una mesa un mini recital de Los Carabajal fundiéndose en una sola voz, sangre de la misma sangre que genera un corpus, una unidad que decís ¡Esto es imposible! Tenerlos a todos ahí escuchando esa hermosa música y tomando un vinito fue inigualable.

Hay un túnel, una luz, una salida…

-¿Cómo ves al país desde que Mauricio Macri es Presidente?

-La respuesta a cómo se ven las cosas hoy yo la tiro por lo menos 450 años atrás. Hay que enfocarse en el año 1600, o antes, donde ya existía la Aduana de Buenos Aires manejada por españoles, quienes ya habían entrado en conflicto con los Querandíes, porque Pedro de Mendoza había enviado un bote. Del lado norte de la rivera estaban los guaraníes, quien al ver llegar el bote intuyen, se dan cuenta y rajan. Pero los Querandíes se quedan…

Y me fui más atrás ahora.

En el bote van a bordo 15 personas, el resto se queda en el barco. Las familias Querandíes los reciben en buena onda, les dan alimento, agua, alojamiento por más o menos una semana. Sigue la onda, el barco todavía sigue anclado allá. Pero de este lado hay 15 personas, entre ellos un cura y un milico. A las dos semanas, los Querandíes se quedan sin alimentos e invitan a los extranjeros a acompañarlos a una partida de caza (esto es registro escrito de los propios españoles). Los españoles no aceptan la invitación y dicen: ‘nosotros no nos vamos a meter en ese monte asqueroso con estos negros de mierda’ -algo que sigue ocurriendo en el presente-. En ese momento, se configura la historia argentina. A todo esto los Querandíes responden: ‘ustedes tienen que venir, hace dos semanas que están morfando de arriba’. Los originarios se ofenden muchísimo porque es de varón, de noble aceptar esa invitación, se enojan y les propinan una pequeña golpiza a estos muchachos, quienes se vuelven en el bote al barco y regresan más tarde con una partida de un ejército con armas de fuego primitivas, sables y lanzas y revientan a las familias Querandíes. Ahí se funda la historia Argentina, con gente que no quiere trabajar y que quiere que los demás trabajen para ella, gente que no tiene palabra y que, de alguna manera, exigen que los demás lo sirvan porque un cura les dijo que un Dios los asiste (romano, imperial y asesino).

Con esta traición se inicia la historia de la ciudad de Buenos Aires que para 1600 era un puerto mediano pero muy rentable para el saqueo de la plata y oro en Potosí, que es cuando se configura la aduana de Buenos Aires, y es donde empiezan a cobrar para pasar ese robo. Ya en ese entonces había varias vacas cimarronas en La Pampa húmeda que solas se reprodujeron a lo loco, porque un par de barcos trajeron cuarenta vacas y obvio que al cabo de un tiempo había un universo de vacas que darían un producto muy amado para Inglaterra que es el cuero, pero los británicos no le comprarían el cuero a la aduana primera, a la oficial, sino que se funda la aduana paralela, y te hablo del 1600 y pico. Inglaterra pone la cola como el demonio en Buenos Aires y empieza la corrupción y es en esa doble moral de la doble aduana -una que cobra impuestos a los españoles para sacar el oro y la plata y la otra vendiéndole cuero por izquierda a Inglaterra- que se da la configuración de Buenos Aires y es la misma historia que estamos viviendo en este presente.

-¿Y a vos cómo te afecta este momento?

-Yo viví toda mi vida en situación de crisis, pero siempre me están llamando de todos lados para tocar y, si bien seguimos tocando, ha mermado muchísimo la convocatoria. Mirá, empecé a hacer música en el ‘77, compuse mis primeras canciones con 12 años, en el ’78 armamos Sempiterno y en el ’79 salimos a tocar. Entonces, de alguna manera, atravesé el final de los setenta, luego vivimos todo el auge democrático cuando recuperamos la alegría y podíamos mirar a la masacre de la dictadura frente a frente. Luego vino la hiperinflación, sabrás que Terragno cuando fue de parte de Alfonsín a La Rioja a darle el poder anticipado a Ménem se encontró con Magnetto -es muy sintomático-. Me acuerdo que en el ’89 vendía sánguches en la calle, fui cadete, laburé en fábricas, porque toda la vida viví en crisis, porque en mi familia mi viejo era obrero de fábrica y mi vieja maestra de escuela nocturna para adultos en Lugano. En el 2001 había sacado A través de los Sueños y se cae todo y salgo a lucharlo. Fue ahí que hago el oficio de cantor con la guitarrita y la mochila y empecé a buscarla, y estaba pagando un crédito hipotecario y no tenía ni para comer. En ese acostumbramiento de la crisis y contra crisis estamos. En cierta medida, esa patria que se funda en 1600 con la aduana paralela especula todo el tiempo con lo mismo. No nos queda otra que tener un análisis geopolítico y regional.

Toda la línea socialista del siglo XXI de América del sur con chabones que patearon el tablero como Lula, Chávez con su revolución socialista; Evo Morales como un descendiente de pueblos originarios Presidente y el mismo Mujica en Uruguay, fue un combo revolucionario; la visión Kirchnerista de defender el mercado interno, la industria nacional, ese sueño americano parece haber llegado a su fin.

-¿Te parece tan así?

-En esta etapa sí, ahora tenemos que avanzar sobre la injerencia del partido republicano, los medios masivos de comunicación con toda esa información hipnótica que nos tienen condicionados. La revelación de mi pensamiento político del último mes es: ‘somos colonialistas colonizados’. Por ende, no podemos pararnos sobre tierra firme porque nos contaron otra historia.

Hay algo fundamental que hay que entender que es la diferencia entre Estados Unidos y Argentina, porque acá la mitad de la gente ama a Estados Unidos, la diferencia ideológica argentina es qué pensás y sentís respecto a Estados Unidos. El país del norte logra el poder porque es como un sacerdote que se casa y tiene hijos, es una evolución espiritual y antropológica, pero ellos van conquistando tierras y se las van agenciando diferentes líneas de conquista y usurpación. En cambio acá, la concentración de las armas por Mitre, Sarmiento y Roca, bancados por Inglaterra, hacen que se obtenga la tierra pero se designen propietarios a dedo por eso somos un país latifundista y terrateniente, algo que no ocurre en Estados Unidos. Entonces lo primero que tendríamos que hacer si queremos parecernos a Estados Unidos es una reforma agraria.

-Hace unos días, después de enterarnos de otro femicidio, publicaste en tus redes un dibujo alusivo al #NiUnaMenos. ¿Qué les decís a tus hijas al respecto y cómo crees que se puede combatir dicha problemática?

-Hace poco logré hablar del tema en un asado familiar y entre amigos. Fue la primera vez que pedí la palabra, porque siempre en asados estoy tocando o delirando por ahí. Pero como tenía algo pensado para decir y este asado estaba dedicado a Verónica, mi mujer, planteé una pregunta que es justamente cómo pararse frente a tus hijas. Una chica en Facebook comentó algo genial que era: ‘¿Cómo educo a mi hija con libertad y fuerza?’. Porque uno dice: ‘te voy a buscar, no tomes el bondi tan tarde, etc’. De esta manera, le generás paranoia y uno quiere que sea libre, que sea fuerte. Lo que más quisiera para mis hijas es que puedan tener una pareja y que puedan desarrollar su amor y su potencia desde un encuentro y no queden boyando en relaciones intermitentes que nunca se consolidan. Estamos frente algo jodido y toda la reacción del #NiUnaMenos, ante toda esa fuerza feminista que se da en este momento, está bueno poder parar la pelota y ver dónde está el refugio de la mujer, algo que les pregunto y les digo a las mujeres, varones, etc. Porque generalmente son personas cercanas y no desconocidos los que cometen un femicidio.

La familia, algo que no está bien que lo diga un rockero, me parece que es un buen lugar y lo que hablamos el otro día en el asado fue ¿qué familia?

-¿Con qué se encontrarán aquellxs que vayan el 24 de agosto al Kónex?

-Va a estar La Hermandad a full, los cuatro que estamos siempre, Mariano Mieres en guitarra, Alito Spina en bajo, Raúl Gutta en batería y Gerard Fares en teclado. Vamos a tocar todo el disco entero, que es lo que nos vuelve locos, y haremos un repaso desde 1985 hasta ahora de canciones de toda mi historia.

Cantar es un gesto de valor, para comunicar locura y esplendor

A los 52 pirulos, un artista tan completo como Palo, no deja de sorprendernos con lo que todavía puede sacar de la galera del rock, siempre con ases que vienen marcados de tango, folclore y sonidos electrónicos ¿Será porque ha tomado todos los cables en busca de conexión, en un intento de imagen proyectada?

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS