lunes 25 de septiembre de 2017 - Edición Nº709
ExtraData » ENTREVISTAS » 5 jul 2017

#migrantes

Hatice Akyün: "La barrera que más dificulta la integración es el idioma"

Hatice Akyün, activista por la integración en Europa, consideró fundamental que los gobiernos "generen las condiciones para que los niños, sin importar de donde vienen social y culturalmente, asciendan en la escala social".


Akyün, activista por la integración en Europa, participó del encuentro "Diálogos globales: Migrantes y refugiados", organizado por el Ministerio de Cultura y los Institutos Nacionales de Cultura de la Unión Europea (EUNIC), donde disertó sobre "Género, lenguaje y comunicación".

Hatice Akyün, activista por la integración en Europa, consideró fundamental que los gobiernos "generen las condiciones para que los niños, sin importar de donde vienen social y culturalmente, asciendan en la escala social", y afirmó que ella es "el ejemplo viviente" de que ello es posible porque como hija de padres analfabetos llegó a convertirse en escritora y periodista en Alemania.

Esta mujer, que se define como turco-alemana y musulmana aunque no cubra su cabello con un pañuelo, llegó a territorio germano desde la ciudad turca de Anatolia, en la década del 60, cuando tenía 3 años junto a su familia, luego de que su padre fuera contratado para trabajar como minero.

En ese momento fueron sus padres los que tuvieron dificultades para adaptarse al suelo germano por el desconocimiento del idioma y porque ese país no tenía una política destinada a los inmigrantes, según contó Akyün.

La situación de los migrantes en Alemania fue cambiando, según Akyün, recién a partir del 2005 cuando las autoridades consideraron que había que integrar políticamente a los inmigrantes. 

"Con Angela Merkel esa política fue considerada 'cuestión de Estado' y se permitió que una semana después de llegar al país los migrantes tuvieran la posibilidad de iniciar cursos de alemán para aprender el idioma". 

Además, contó, "hace cinco años el Ministerio de Integración forma parte de la Cancillería, y es el signo de que el tema ocupa un lugar central", señaló.

"La barrera que más dificulta la integración es el idioma: la lengua es lo que me da seguridad, me da conciencia de mí mismo, me permite narrar mis preocupaciones, mis miedos", sostuvo la periodista de medios como Der Spiegel, Emma, Taz, y el Tagesspiegel.

- ¿De qué forma intervino usted en el trabajo de integración de los nuevos migrantes en Alemania?
- Hatice Akyün: La sociedad en general abrió las puertas a los refugiados, hubo familias que les permitieron dormir en su casa al ver que acampaban en la calle; otra gente les llevó alimentos a los centros de refugiados. Hace dos años llegaron chicos de entre 12 y 14 años sin sus padres, por la ruta de los Balcanes y me ofrecí a ayudar, porque estaban superados por el trabajo. Necesitaban padres que acompañen a esos chicos a hacer trámites, que los llevaran a la escuela, que les dieran ropa, materiales para estudiar. También fui a hablar con la editorial que publica mis libros y les propuse hacer una lectura de mis textos y cobrar entrada para que ese dinero fuera a las asociaciones que se encargaban de estos chicos. Así juntamos 8 mil euros con los que se compraron muchos materiales. Sé que la Argentina recibe refugiados y quizás mucha gente tenga miedo porque llegan con otra religión y cultura, pero cuando uno los mira a los ojos dejan de ser un sirio o un musulmán y uno reconoce en ellos a un ser humano.

-¿Cuál es la barrera más importante que dificulta la integración de los migrantes?
- H.A.: La lengua, el idioma es lo más importante: la lengua es lo que me da seguridad, me da conciencia de mi mismo, me permite transmitir mis preocupaciones, mis miedos; la lengua es lo más relevante para poder participar de la vida en sociedad, es lo que permite amar, intercambiar, argumentar, discutir. Lo veo en los refugiados que sufren por esto, que tienen mucho para decir pero no logran comunicarlo. Por eso cuando llegamos en la década del 60, mi padre consideró que nosotros debíamos aprender el idioma y por eso nos mandaba a jugar y a integrarnos con los chicos alemanes y así aprendimos alemán rápidamente. Es la primera barrera que tiene que caer, es algo que comprendió el gobierno y es fantástico. Hoy si decidiera venir a vivir a Buenos Aires lo primero que haría es visitar la tumba de Eva Perón y después aprender castellano.

-Existe una experiencia en Alemania donde hay inmigrantes árabes que no lograron integrarse porque se negaban o no podían aprender el idioma.
- H.A.: Es cierto que se forman guetos; a veces por una cuestión social algunos inmigrantes terminan viviendo en barrios donde los alquileres son más bajos y por eso conviven con la gente que conocen y hablan el mismo idioma. Es un problema a nivel mundial. Por eso me parece importante que haya proyectos políticos y asociaciones para que se tome conciencia de que a través de la educación se pueden abandonar esos guetos. El barrio donde crecí en Duisburgo era un gueto, pero si salí de ahí fue porque fui a la escuela y aprendí alemán. Los motivos por los cuales muchos migrantes no salen de esos guetos son sociales y económicos. 

-¿Qué es lo que deben hacer los países para lograr la integración tanto de los sectores postergados como de los inmigrantes?
- H.A.: La tarea principal de los presidentes del mundo es generar las condiciones para que los niños, sin importar de donde vengan social y culturalmente, asciendan en la escala social. En los Estados Unidos, donde viví, esta separación de ricos y pobres es muy extrema, es muy doloroso ver lo rico que son algunos y ver la pobreza que existe: lograr cerrar esa brecha sería la tarea principal de cualquier presidente. En la G20 de Hamburgo discutiremos que cada madre y padre, cualquiera sea su religión u origen étnico, logre que sus hijos ingresen a la clase media a través de la educación y la cultura, esa es la verdadera función de los políticos y no estar haciendo lobbies con empresas. Yo soy el ejemplo viviente de que el ascenso social es posible, porque mis padres eran analfabetos. 

-En base a su experiencia ¿las mujeres sufren más las dificultades que se presentan a la hora de la integración?
- H.A.: Las mujeres son la mayor esperanza para la integración porque siempre fueron las que tuvieron que luchar en este sentido. Tengo dos hermanos y tuve que luchar más que ellos, no porque tuviera que liberarme del patriarcado, sino porque en general las mujeres tienen que lidiar con el mundo dominado por los hombres, y tienen una gran responsabilidad de educar a los hijos para que formen parte de una sociedad que no siga reproduciendo las imágenes de los roles fijos. La meta principal es educar a los varones para que se comuniquen con las mujeres al mismo nivel que con un hombre. No tiene que ver con el origen social, sucede en los países árabes y en América Latina, donde el machismo pesa mucho. Las mujeres son extremadamente importantes como luchadoras para lograr un mundo donde haya una igualdad entre los géneros. En Alemania se lograron muchas conquistas que en América Latina y en países árabes faltan, donde se requiere una política de la mujer y son los políticos los que tienen responsabilidad al respecto. Este tema de género es algo que nos va a acompañar en los próximos cien años y lo principal es que logremos transmitir valores que apunten a la igualdad.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS